Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Presión soberanista para que Batasuna funcione al margen de ETA

Aralar, Eusko Alkartasuna y Ezker Batua reclaman que la izquierda 'abertzale' trabaje "sin sentirse condicionada" por el comunicado de la banda

La presión sobre Batasuna crece desde su ámbito político más próximo. A la espera aún de que ETA de una respuesta positiva a su reclamación del pasado septiembre de un alto el fuego con voluntad de cese definitivo de la violencia, los partidos soberanistas -Eusko Alkartasuna y Aralar-, así como Ezker Batua, aumentan su presión sobre ella para que no esté tan pendiente del comunicado de la banda y avance, al margen de ella, por la vía del compromiso con el rechazo a la violencia.

Esta reclamación la realizan estos partidos en vísperas de la marcha que Etxerat, la plataforma de apoyo a los presos de ETA, ha convocado hoy en Bilbao a favor del acercamiento de los reclusos a las cárceles del País Vasco, con el apoyo precisamente de Batasuna y los partidos que le reclaman un mayor compromiso en el rechazo a la violencia -Eusko Alkartasuna, Aralar y Ezker Batua-, así como otras organizaciones ciudadanas y personalidades independientes. Es una manifestación que pretende convertirse en una demostración de fuerza.

Ezenarro pide a Batasuna que se exprese claramente "en contra de ETA"

Cunde la inquietud entre los partidos que firmaron el pacto de Gernika

Batasuna también sigue, en este escenario, su propia estrategia de presión. Especialmente hacia ETA y el Gobierno central. Aunque sigue confiando en una respuesta favorable de la banda terrorista a su reclamación, ayer volvió a insistir en su pretensión de ser legalizada para concurrir a las elecciones municipales del 22 de mayo. Su representante municipal, Miren Legorburu, reivindicó que su "derecho a la legalización no tiene que estar condicionado por lo que puedan hacer o dejar de hacer otros agentes", en alusión a la banda terrorista. Legorburu recordó que hace un mes Batasuna se comprometió a recoger en los estatutos de su nuevo partido el rechazo expreso a la violencia, y a cumplir con los requisitos que marca la Ley de Partidos. "Nosotros hemos dicho que vamos a cumplir la ley y, por lo tanto, aquel que cumple la ley es legal. No hay nada ilícito en el que cumple la ley. No habría justicia si quien cumple la ley es ilegalizado".

Pero Legorburu no precisó si habrá o no un comunicado de ETA de modo inminente. El 11 de diciembre, el dirigente de Batasuna Rufi Etxeberria anunció que durante las fiestas navideñas Euskadi entraría en una etapa de paz. Por ello, ante la falta de noticias ha cundido la inquietud en los partidos -Aralar y Eusko Alkartasuna- que apoyaron a Batasuna en la declaración de Gernika del pasado septiembre, en la que reclamaron a ETA, además de un alto el fuego permanente y verificable, la voluntad de comprometerse con el cese definitivo de la violencia.

Tanto Aralar como EA, que, además, mantiene una alianza política soberanista con Batasuna, se hacen eco del hartazgo de la sociedad vasca por tenerla pendiente de un comunicado de ETA y de que Batasuna siga esclava de las vicisitudes de la banda.

Especialmente clara ha sido la portavoz de Aralar en el Parlamento vasco, Aintzane Ezenarro, que ha reclamado a Batasuna que "tome la iniciativa" y exprese que está "claramente en contra de la violencia de ETA". Ezenarro añadió que a Batasuna "le falta poner nombres a la violencia que asegura rechazar", pues si finalmente lo hace "el Estado va a tener muchas dificultades para establecer condiciones adicionales a la Ley de Partidos". Lo mismo reclama a Batasuna el coordinador general de Ezker Batua, Mikel Arana. "Si Batasuna quiere presentarse a las elecciones, tal y como está la normativa y tal y como está la posición del Gobierno, no le va a quedar más remedio que renegar de ETA y hacer abstracción de ese comunicado que no llega".

Los Gobiernos central y vasco han aclarado de antemano que no les basta el rechazo que Batasuna hace de la violencia para convertir en creíbles sus propuestas políticas y pacíficas, una tesis que también comparte el PNV. Ambos Ejecutivos y los nacionalistas vascos le exigen el rechazo explícito, esto es, la ruptura con ETA, o que logre convencerla de que abandone definitivamente la violencia.

CUATRO PUNTOS DE VISTA SOBRE EL FUTURO POLÍTICO VASCO

Mikel Arana (Ezker Batua)

- "Ya está bien de esperarle a ETA con sus comunicados, la sociedad vasca está muy harta de esperar lo que ETA tenga que decir", aseguró el coordinador de Ezker Batua.

- Arana reclama a la izquierda abertzale que "hagan abstracción de ese comunicado de ETA, que no está llegando", y "asuman" que son quienes tienen "la dirección de sí mismos".

Pello Urizar (EA)

- "Eusko Alkartasuna no necesita esperar, porque con comunicado o sin él, sigue trabajando para que la izquierda abertzale haga realidad con hechos incontrovertibles que unicamente apuesta por las vías pacíficas".

- "Si ETA secunda a esa base social, mejor; si no, su final será más doloroso, pero ineludible y próximo".

Aintzane Ezenarro (Aralar)

- "A todos nos gustaría que ETA diera el comunicado anunciando el cese definitivo", aseguró la portavoz de Aralar, que dijo confiar más en la izquierda abertzale que en ETA.

- "El cambio en relación con la paz no depende tanto de ETA, que al fin y al cabo va a hacer lo que le de la gana, sino de la base social".

Txelui Moreno (Batasuna)

- "En ningún caso eso [la ausencia de un comunicado de ETA] limita las posibilidades de poder seguir avanzando".

- El portavoz de Batasuna asegura no saber "de dónde salió que ETA iba a difundir un comunicado e incluso la fecha en la que se publicaría". "ETA hará un comunicado, pero tiene sus tiempos y sus movimientos y habrá que esperar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de enero de 2011

Más información