Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griñán convoca a Arenas y Valderas para pactar una postura ante Europa

El presidente de la Junta se reunirá los días 26 y 27 con Durão Barroso

José Antonio Griñán gusta de comparecer públicamente y lanzar un mensaje cada vez que expiran unas vacaciones y empieza otra etapa. Lo hizo después del verano y también ayer. 2011 quedó políticamente abierto en Andalucía. Un año que el presidente de la Junta definió como "decisivo" para que comiencen a dar resultado las medidas adoptadas en el convulso 2010. Por eso, el primer gesto es convocar una ronda de reuniones con los líderes políticos, patronal y sindicatos, antes de viajar a Bruselas los días 26 y 27 de este mes para mantener una entrevista con el presidente de la Comisión Europea, Durão Barroso, y tres comisarios, previa a la próxima cita del Comité de las Regiones.

Además de expresar de esta forma su voluntad de diálogo, lo que el socialista pretende es involucrar a los representantes de la sociedad y la economía en la trabajosa salida de la crisis y hacerles partícipes. "No solo se pueden llevar a cabo mejores iniciativas, sino que estas serán entendidas mucho mejor por el conjunto de los andaluces", explicó.

Tres comisarios europeos se entrevistarán con la delegación andaluza

El socialista cita también a patronal y sindicatos para analizar la crisis

"Hay que salir de la crisis, pero no de cualquier manera", sostiene Griñán

No ve dificultad en concertar una propuesta sobre la PAC con la oposición

El motivo del encuentro con PP e Izquierda Unida es concertar la defensa de los intereses de Andalucía en el marco europeo 2014-2020, una tarea que se vislumbra harto difícil, a tenor de lo que Bruselas ha anticipado ya sobre la Política Agraria Común (PAC) y la transición de región de convergencia (antiguo Objetivo 1) a región de competitividad. Es decir, a tenor de la pérdida de dinero tanto en la PAC -de repartir ayudas entre 15 países, en adelante se hará entre 27, y es complicado que Andalucía mantenga los 1.600 millones anuales-, como en los fondos estructurales, al haber superado Andalucía el 75% de la renta comunitaria.

La tesis de Griñán es que la comunidad necesita un periodo transitorio "ordenado" para ajustarse a la nueva situación y para consolidar los avances que ha propiciado la política de cohesión europea. Y pretende arrancar el respaldo de Javier Arenas y Diego Valderas y su compromiso para presentar una postura unitaria en su reunión con Barroso. "Es la hora de que todos empujemos en la misma dirección para que Andalucía salga ganando", recalcó, y se mostró convencido de que alcanzar esa "posición común" será posible.

También apuntó que su Ejecutivo hará llegar al Gobierno, y más concretamente, a la ministra "cordobesa" de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, su propuesta sobre la reforma de la PAC, "que sin duda será coincidente con los intereses generales del país". En síntesis, Andalucía defiende tres objetivos: que la nueva PAC cuente con presupuesto suficiente para mantener la renta de los agricultores; que se preserve el principio de subsidiariedad, de forma que las regiones tengan el protagonismo; y que se favorezca el apoyo a la producción, la conservación del medio ambiente y la creación de empleo.

Con sindicatos y patronal, el propósito de José Antonio Griñán es analizar el momento económico y "repasar" las reformas que contiene el VII Acuerdo de Concertación, un "hecho diferencial andaluz" respecto a otros territorios, que no teme que se tambalee por la posible convocatoria de huelga general contra la reforma de las pensiones.

En cuanto a la marcha de la economía, el socialista se mostró moderadamente optimista y apeló machaconamente a la necesidad de confiar en la marca Andalucía. Recordó que se han cumplido las previsiones presupuestarias de 2010 y el horizonte es crear empleo al final de año, el objetivo prioritario de la acción de Gobierno. No obstante, Griñán apostilló todas sus frases con la alerta del peligro de las contingencias exteriores [reacción de los mercados], "acontecimientos imponderables que no están en nuestra mano", explicó. "Andalucía va a hacer los deberes, es la mejor receta", insistió, sin dejar de preservar la protección social. "Es necesario salir de la crisis, pero no de cualquier manera", dijo. Y admitió: "Estamos en una encrucijada histórica que afecta incluso a las convicciones que nos han acompañado".

Sin prisas con Zapatero

"No tengo ninguna prisa ni ninguna inquietud por si se presenta a no José Luis Rodríguez Zapatero". De esta manera taxativa despejó ayer Griñán la pregunta recurrente en los últimos días a todos los líderes autonómicos socialistas, después de que el propio afectado, el presidente del Gobierno, dijera que ya sabía lo que iba a hacer en 2012 y se lo había dicho a un miembro del PSOE. "Él tiene que tomar su decisión, que respetaremos, y el PSOE se manifestará democráticamente cuando llegue el momento. Si se presenta, apoyándolo; y si no, apostando por la opción que crea más conveniente", explicó el jefe del Ejecutivo andaluz, tras reiterar que las elecciones autonómicas serán en marzo de 2012, con independencia de lo que pase con las generales. Respecto a la reunión prevista estos días entre los Gobiernos central y andaluz, Griñán le quitó relevancia y dijo es habitual. "Las suelo convocar yo", y en este caso hay temas importantes, como la cumbre autonómica de Zaragoza y la local de Sevilla. No obstante, aprovechó para recordar que el PSOE andaluz cuenta en el Gobierno con dos vicepresidentes -Manuel Chaves y Pérez Rubalcaba (diputado por Cádiz)- y una ministra, Rosa Aguilar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de enero de 2011

Más información