La ONU advierte que los atacantes cada vez son más violentos y reclutan a niños

Desbordados ante la piratería. Con esta contundencia describe Naciones Unidas el resultado de los esfuerzos de la comunidad internacional para controlar a los grupos de piratas en el océano Índico. Los corsarios cada vez son más porque ingresar en sus filas sigue siendo la opción más rentable para un somalí. Y cada vez son "más violentos", piden rescates más altos y llegan más lejos. El último informe del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, sobre Somalia es demoledor.

"Las capacidades de los piratas han aumentado", concluye, y "hay pruebas de que participan en el contrabando y la trata de personas". Además, han comenzado a reclutar niños, algunos de los cuales habían logrado escapar del grupo terrorista Al Shabaab.

Más información
Piratas somalíes secuestran un pesquero con dos gallegos a bordo
Chacón apoya que los pesqueros en el Índico lleven ametralladoras pesadas

A día de hoy hay 29 barcos secuestrados con 678 rehenes a bordo. "En un mes ha habido un incremento de casi 100 personas secuestradas", advertía el pasado 9 de noviembre el secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Políticos, Lyn Pascoe. Los 1.800 efectivos de la Operación Atalanta (de la Unión Europea) y los buques de la OTAN han logrado impedir que muchos ataques terminaran en secuestro, pero su presencia no ha amilanado a los piratas. Simplemente los ha llevado más lejos, a más de 1.000 millas náuticas frente a las costas de Somalia.

Los medios desplegados son insuficientes, y la crisis impide a muchos Estados aportar más. Pese a todo, la ONU ha pedido a la comunidad internacional 4.000 soldados más para la misión de la Unión Africana. También ha requerido un mayor apoyo a la formación de policías y militares somalíes, porque sus bajos (o inexistentes) salarios favorecen que "oficiales recién adiestrados se sumen a las milicias antigubernamentales o a los grupos de piratas", advierte.

Los piratas cuentan, además, con una enorme ventaja: todos los países afectados quieren verlos presos, pero ninguno en sus cárceles. Los pocos Estados que los juzgan (Kenia y Seychelles) se niegan a llenar sus prisiones durante 20 años (las recientes condenas) con corsarios que han atacado barcos europeos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Natalia Junquera

Reportera de la sección de España desde 2006. Además de reportajes, realiza entrevistas y comenta las redes sociales en Anatomía de Twitter. Especialista en memoria histórica, ha escrito los libros 'Valientes' y 'Vidas Robadas', y la novela 'Recuérdame por qué te quiero'. También es coautora del libro 'Chapapote' sobre el hundimiento del Prestige.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS