Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:LA CUARTA PÁGINA

Trabajemos de la mano

China considera a España un líder mundial en informática, turismo, servicios bancarios, energía renovable y agricultura moderna, afirma su viceprimer ministro. Y tiene plena confianza en el mercado financiero español

Aún aspirando el alegre aire festivo del Año Nuevo, inicio una gira por Europa al frente de una delegación china, viaje que empezará por España, no solo porque abrigamos un profundo anhelo de conocer esta nación tan antigua como moderna, lejana en lo físico pero cercana en lo afectivo, sino porque también queremos aprovechar la oportunidad para hacerle llegar al pueblo español el cariño del pueblo chino y su buena voluntad para incrementar nuestra cooperación.

China, el mayor país en vías de desarrollo del mundo y con una población de 1.300 millones de habitantes, ha perseverado en la reforma y la apertura al exterior a lo largo de las últimas tres décadas, conquistando extraordinarios éxitos en la construcción económica y social que se resumen como sigue: el producto interior bruto (PIB) ha crecido en un promedio anual del 9,9%, colocándose en la primera fila del mundo por su tamaño económico; la continua expansión al exterior lo ha situado en el segundo lugar del ranking mundial en cuanto al volumen comercial total, el primer lugar entre los países en desarrollo en lo relativo a la captación de los capitales extranjeros y el quinto lugar entre los países inversores a nivel global; se registra una notable mejora del nivel de vida de su población con el histórico salto desde una vida desprovista de manutención básica a una modestamente acomodada en general, a consecuencia del cual se ha multiplicado por ocho veces el ingreso per cápita y se ha conformado básicamente el sistema de garantía del nivel mínimo de vida con cobertura en las ciudades y el campo, permitiendo a más de 200 millones de hombres y mujeres salir de la pobreza; y por último, se enriquece continuamente la vida espiritual y cultural del pueblo.

Si cada chino comprara una botella de aceite de oliva, no alcanzaría toda la producción anual española

Pekín apoya las medidas adoptadas por España para el reajuste económico y financiero

El pueblo chino se siente alentado por los logros y también es consciente de los problemas que surjan en su futuro desarrollo. Cualquier éxito de China, país que tiene la más compleja realidad del mundo, se reducirá a un número insignificante al ser dividido por los 1.300 millones de ciudadanos. En la actualidad, más de 700 millones de chinos todavía viven en las zonas rurales y el PIB per cápita de China se sitúa aproximadamente en el 100º lugar del mundo. En contraste con el desarrollo pujante y gran prosperidad en unas ciudades costeras, en algunas regiones centrales y occidentales, que siguen padeciendo un gran atraso en infraestructura, salud, cultura y educación, todavía hay gente que no tiene acceso al agua potable y vive en chozas, y cerca de 150 millones de personas aún sobreviven debajo del umbral de pobreza de un dólar por día. En la China de hoy coexisten lo avanzado y lo rezagado, con las nuevas y viejas contradicciones entrelazadas, lo que significa múltiples desafíos y riesgos en su avance.

Al echar una mirada retrospectiva a la trayectoria reciente de China, se puede sacar una experiencia sumamente importante, a saber: es imprescindible seguir una senda de desarrollo acorde con su propia realidad nacional, partiendo de la realidad, y no es menos importante abrir la puerta a intercambios y cooperación con el resto del mundo, con miras a nutrirse de los más espléndidos frutos del progreso de las civilizaciones humanas. En el mundo actual, ningún país llegará a conseguir su desarrollo con las puertas cerradas, y no es una excepción el caso de China, cuyo desarrollo no puede desvincularse del mundo, a la vez que este necesita a China para su progreso.

Recientemente, China elaboró un plan de desarrollo económico y social para el próximo quinquenio, a través del cual deja definidas las líneas para la aceleración de la transformación del modelo del crecimiento económico, en tanto que pone de manifiesto su voluntad de unirse al resto de la comunidad internacional para hacer frente a los desafíos y compartir las oportunidades. El futuro desarrollo de China tendrá una inserción internacional aún más estrecha.

En primer lugar, China se adherirá durante largo plazo a la directriz enfocada al aumento de la demanda doméstica. En pleno proceso de la aceleración de la industrialización y urbanización, China asiste cada año a la migración de más de 10 millones de campesinos hacia las ciudades, tendencia que se mantendrá durante muchos años y servirá para incentivar ingentes demandas de inversión y consumo, de modo que China pase a ser uno de los mayores mercados emergentes del mundo.

En segundo lugar, China está acelerando la reestructuración sectorial, con esfuerzos dirigidos a la elevación del nivel de la industria manufacturera, la gestación y el desarrollo de los sectores emergentes de valor estratégico y el desenvolvimiento con mayor celeridad del sector de servicios, por lo cual, junto con persistir en la apertura al exterior y proteger la propiedad intelectual, la continua introducción de las avanzadas tecnologías y experiencias de administración de otros países y el incremento de la aportación del capital humano al crecimiento económico se constituirán en una medida de gran relevancia para promover el desarrollo.

En tercer lugar, China es un enérgico impulsor del desarrollo de la economía verde. Los conceptos y tecnologías originados en los países desarrollados, tales como la economía circular, energía limpia, tecnología baja en carbono y desarrollo sostenible, encuentran cada vez mayor aceptación de las empresas y ciudadanos chinos y han sido aplicados en los más diversos aspectos de la producción y vida.

Para materializar el plan mencionado, China seguirá profundizando la reforma e insistiendo en su dirección orientada al mercado, en aras de la constitución de un sistema institucionalizado favorable a la transformación económica. La puerta de China siempre permanecerá abierta al mundo y el desarrollo de China brindará enormes oportunidades de colaboración para todos los países europeos, incluida España, así como el resto del mundo.

A pesar de la larga distancia que separa a China y España, situados en los dos extremos del continente euroasiático, nuestros países están unidos por el afecto entre sus pueblos y la complementariedad económica, a los cuales se suma la larga y magnífica tradición del intercambio amistoso. A raíz del establecimiento de relaciones diplomáticas, los lazos sino-españoles han cosechado resultados alentadores, con un profundo arraigo en el corazón de los pueblos. España goza de un alto nivel del desarrollo socioeconómico y mantiene el liderazgo mundial en materia de la informática, el turismo, los servicios financieros, la energía renovable y la agricultura moderna, cuyas experiencias y prácticas en muchos casos le valdrán a China como referencia en su propio desarrollo. Mientras tanto, China, con su numerosa población e inmenso mercado, también ofrecerá colosales oportunidades de negocios a España. Y de ahí la cooperación sino-española tendrá tanto una mayor amplitud como profundidad en el futuro.

Es verdad que hacer las divisiones con 1.300 millones de personas causa alguna insatisfacción, pero no es menos cierto que la multiplicación por el mismo número promete emociones. Si cada uno de los 1.300 millones de chinos consume una botella de aceite de oliva y disfruta de unas copas de vino, probablemente no alcanzaría para ello ni siquiera toda la producción anual de España. Si cada año tan solo un tanto por ciento de los chinos realizan un viaje turístico a este país ibérico, todos sus hoteles estarían llenos hasta el tope todos los días. Asimismo, los chinos formarán parte de los clientes de mayor peso para los sectores españoles de transporte, telecomunicaciones, banca y seguros.

China apoya las medidas adoptadas por España para el reajuste económico y financiero, con la firme convicción de que conseguirá la recuperación económica general. La parte china está dispuesta a explorar junto con su contraparte española cuantas modalidades de cooperación sean positivas y efectivas. Siendo China un país inversor responsable de largo plazo en el mercado financiero europeo y particularmente español, tenemos confianza en el mercado financiero de España, lo que se ha traducido en la adquisición de su deuda pública, acción que proseguiremos en el futuro.

China y España siempre han sido amigos y socios. Durante la Exposición Mundial de Shanghái, el año pasado, en el Pabellón de España, uno de los más visitados, se hicieron presentes más de siete millones de personas, de las cuales la mayoría era de nacionalidad china. Cada día hay más chinos que tienen el vehemente deseo de conocer más sobre España. También esperamos que, en la segunda década del nuevo siglo, un creciente número de españoles dirijan su mirada amistosa a China y se acerquen a este país, a fin de trabajar cogidos de la mano para crear un mejor porvenir de la humanidad.

Li Keqiang es viceprimer ministro del Consejo de Estado de la República Popular China y miembro del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del PCCh.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de enero de 2011