Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Otra reforma de las pensiones

La reforma del sistema público de pensiones viene determinada, según nos dicen, porque parece que el sistema será insostenible a medio y largo plazo de mantenerse el actual formato.

Entonces ¿qué sentido tiene mantener la desgravación por aportaciones a planes de pensiones privados? Es decir, no podemos mantener las pensiones públicas, pero sí podemos destinar cientos de millones anuales a mantener las pensiones privadas.

Por otro lado, si el problema viene determinado porque existe una pirámide de población que envejece, ¿por qué no se llevan a cabo políticas de fomento de la natalidad con ampliación de los permisos de maternidad/paternidad, ampliación de ayudas por hijo, creación de un sistema público de guarderías gratuitas y de calidad, y se impide a los empresarios despedir a mujeres embarazadas o con hijos pequeños para invertir de nuevo la pirámide de población y hacer sostenible el sistema a largo plazo?

Por último, y con respecto al aumento de la edad de jubilación a los 67 años, ¿imaginan qué estarán pensando el más de un millón de parados de más de 45 años sobre este punto? Estoy convencido que a todos ellos les encantaría jubilarse a los 67, pero no parece que haya empresarios dispuestos a contratarlos cuando pueden contratar mano de obra más barata y menos incómoda. Es más de un millón de personas que podrían estar cotizando hasta su jubilación contribuyendo a hacer sostenible el sistema ¿les darán una oportunidad para hacerlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de diciembre de 2010