Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El asesino de la 71ª víctima de género fue absuelto de amenazas

La última víctima mortal de la violencia machista, minusválida, de 24 años y madre de cuatro hijos, sabía que corría peligro. El 27 de noviembre se plantó en el cuartel de la Guardia Civil de Porzuna (Ciudad Real) y denunció a su pareja por amenazas. De nada sirvió. E. M. K., 29 años, de profesión pastor y origen marroquí, fue absuelto. El magistrado de Ciudad Real que juzgó el caso lo dejó en libertad sin interponer medida de protección alguna, según confirmaron a Efe fuentes próximas a la mujer. En la noche del sábado, presuntamente la mató. Después, fue detenido.

Últimamente la presión "era diaria", las amenazas, el pan de cada día. Los vecinos confirman que la mujer advertía a quien quería oírla de que su situación "empeoraba cada vez más". Sus peores presagios se confirmaron en la noche del sábado. La pareja, que tenía dos hijos en común -los otros dos eran de una relación anterior de ella-, mantuvo una discusión. Él la atacó con un arma blanca y la dejó gravemente herida, aunque aún con fuerzas para llamar al 112. Pero los sanitarios no pudieron hacer nada por salvar su vida. La mujer murió sobre las 2,00 horas, tras ser intervenida en el Hospital General de Ciudad Real.

El marido fue detenido y permanece arrestado a la espera de pasar a disposición judicial.

La víctima continuaba viviendo con su presunto agresor pese a que estaba tramitando desde hace algunas semanas una demanda de separación, según confirmó la alcaldesa de Porzuna, María Ángeles Rojas, que condenó el crimen y recordó que la víctima había solicitado la atención de los Servicios Sociales del Ayuntamiento y del Centro de la Mujer de la comarca Montes Norte por sufrir malos tratos.

La muerte de la joven, que estaba incapacitada para trabajar pero participaba activamente en la Asociación de Minusválidos de Porzuna, confirma la macabra tendencia de un mes negro de la violencia de género. En diciembre, cada tres días ha muerto una mujer a manos de su pareja; 2010 suma ya 71 víctimas mortales, 15 más que el año anterior.

La ministra de Sanidad, Igualdad y Asuntos Sociales, Leire Pajín, anunció ayer que esta próxima semana se reunirá con su equipo para analizar esta situación. Este nuevo caso, afirmó, obliga a "tomar nuevas medidas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de diciembre de 2010