Reportaje:Información privilegiada

La parábola del gobernador

Fernández Ordóñez critica los mercados para defender el sistema y sus reformas

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO), recurrió el pasado lunes a la lírica para adentrarse en las enrevesadas pautas de los mercados y criticar algunas actuaciones internas y externas de políticos y allegados. Intervenía ante la Asociación Española de Tesoreros y Financieros y merece la pena recuperar una cita de la parábola que preparó para la ocasión: "Habrán observado ustedes que los mercados se comportan como las personas: a veces nos dan consejos razonables, a veces nos los dan tarde, a veces se equivocan y a veces se olvidan. Y oscilan entre la avaricia y el temor, según se obsesionan con la rentabilidad o con el riesgo. Ahora estamos observando una conducta de huida del riesgo, pero recuerden ustedes el alocado search for yield [búsqueda de rentabilidad] que vivieron los mercados financieros de todo el mundo en la década previa a la crisis".

Tras esa referencia se preguntó en alto: "¿Debemos hacer siempre caso a los consejos de los mercados?". Y se contestó con ironía: "Es muy recomendable hacerles caso cuando envíen mensajes atinados". Luego añadió que lo que hay que hacer es darles información como si fueran personas y no echarles en cara su ignorancia. Y es que tiene razón cuando dice que no son como personas, son personas.

Estuvo lustroso el gobernador ante un público repleto de personas que manejan los dineros de las empresas y de periodistas, receptores de la enseñanza moral con el claro objetivo de su inmediata difusión. Se trataba de responder con contundencia a los continuos ataques que recibe la solvencia española y, en particular (ese mismo lunes, dos informes), la banca española, y eso MAFO lo sabe hacer. Conoce, desde mucho antes de ser gobernador, los intríngulis de la prensa; la ha practicado como columnista y ha sabido, en su prolífica carrera, cómo y cuándo mandar el mensaje. Parecía que la llegada a un lugar tan acostumbrado a la moderación como el Banco de España iba a reducir sus apariciones. Sin embargo, el actual gobernador ha tenido que salir a la palestra más de lo que le hubiera gustado, posiblemente por la necesidad de pelear contra la crisis galopante y de defender el sistema financiero español.

Sean por las razones que sean, el caso es que poco se parece a los tiempos de Mariano Rubio o Luis Ángel Rojo, que, con sarcasmo, solía decir a sus subordinados que "los gobernadores tienen que parecer más tontos de lo que son", en una clara recomendación a la discreción. Precisamente, el otro día MAFO aprovechó para loar merecidamente a Rojo por "la ingeniosa idea de implantar un mecanismo anticíclico para suavizar el crecimiento del crédito y sus consecuencias negativas sobre el sistema bancario". "Los españoles tenemos mucho que aprender de otros países en cuanto a distintas políticas económicas [no se cansa de exigir reformas de calado, sobre todo en el mercado y ahora la de las pensiones]; pero en el ámbito de las políticas de regulación y supervisión financiera sucede lo contrario: están siendo estudiados para las reformas en otros países", incidió.

Pero la lección que tocaba transmitir es que los mercados no son infalibles. Lo demuestra que se han olvidado de los buenos resultados obtenidos por las entidades españolas en las exhaustivas pruebas de estrés que se realizaron en julio solamente por el hecho de que en Irlanda ha habido serios problemas por el alto riesgo inmobiliario y como en España también estaban expuestos, pues... parecía normal que le saque de quicio.

Evidentemente, eso no quita para se preocupe por la evolución del sistema financiero y, sobre todo, por la reestructuración de las cajas. Hace menos de un mes había subrayado, en unas jornadas organizadas por Caja Madrid y EL PAÍS, que las entidades inmersas en procesos de integración deberían acelerar la reordenación para cerrarla antes de fin de año. Era una voz de alarma, pero el lunes apagó la luz roja. Según dijo, las cajas cumplirán. Eso significa que el sector reducirá la capacidad, que se sobredimensionó en paralelo al crecimiento del sector de la construcción y obligó a que se pusiera en marcha el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) con autorización del Parlamento con 99.000 millones de euros, del que se han pedido 10.000.

Miguel Ángel Fernández Ordóñez y Cristóbal Montoro, el pasado lunes en Madrid.
Miguel Ángel Fernández Ordóñez y Cristóbal Montoro, el pasado lunes en Madrid.ULY MARTÍN

Sobre la firma

Miguel Ángel Noceda

Corresponsal económico de EL PAÍS, en el que cumple ya 32 años y fue redactor-jefe de Economía durante 13. Es autor de los libros Radiografía del Empresariado Español y La Economía de la Democracia, este junto a los exministros Solchaga, Solbes y De Guindos. Recibió el premio de Periodismo Económico de la Asociación de Periodistas Europeos.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción