Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La deuda de las comunidades supera por primera vez el 10% del PIB

Zapatero avisa de que hará cumplir el objetivo de déficit a todas las Administraciones

Las Comunidades Autónomas están en primera línea de fuego en los mercados. Y los datos difundidos ayer por el Banco de España dan pasto a la controversia. Por primera vez, la deuda contraída por las comunidades supera el 10% del PIB, tras haber crecido en el último año a un ritmo que casi duplica al de la Administración central. En el conjunto del Estado, la deuda pública escaló hasta el 57,7% del PIB al cierre del tercer trimestre.

El aumento de la deuda pública es generalizado en todas las comunidades, aunque Cataluña y País Vasco -la agencia Moody's quitó ayer la máxima calificación a la comunidad foral- concentran un tercio del aumento registrado en el último año. Cataluña y Comunidad Valenciana, las dos comunidades más endeudadas, han tenido que recurrir a colocar títulos a un año entre los particulares (a un coste superior al 7%) ante las dificultades para hallar financiación en los mercados.

La cantidad adeudada por las empresas públicas marca otro máximo

Esas dificultades se aprecian en la estructura de la financiación autonómica, más dependiente ahora de los préstamos de bancos y cajas (el 54% de la deuda) que de las emisiones de deuda; de hecho, entre el segundo y el primer trimestre hay un parón en las emisiones netas. La presión también aflora en el mayor endeudamiento de las empresas públicas, que no están limitadas por la política de estabilidad presupuestaria ni computa en la deuda de las Administraciones públicas. La deuda de las empresas autonómicas alcanza el 1,6% del PIB, una proporción que se eleva al 5% si se incluyen las sociedades no financieras de la Administración central (2,6%) y de las corporaciones locales (0,8%). Es un récord en esta serie estadística, que comienza en 1994.

El crecimiento de la deuda autonómica se justifica por la necesidad de financiar el abultado déficit de las comunidades en 2010. Y, pese a su repunte, es todavía solo un 17% de la deuda pública española. Pero los inversores y las agencias de calificación recelan de la capacidad de los Gobiernos autónomos para reducir el gasto público, tras años de expansión.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se empleó ayer a fondo para despejar esas dudas. "Las Comunidades Autónomas van a cumplir el objetivo de déficit del 2,4% del PIB en 2010", afirmó tajante, "el 99% de los Gobiernos autónomos y locales cumplen sus compromisos". En la conferencia de prensa posterior al Consejo Europeo, el presidente recordó que el Gobierno dispone de instrumentos para meter en cintura a quienes eludan la disciplina fiscal.

"Las comunidades están sujetas a control, ninguna puede emitir deuda sin la autorización del Ministerio de Economía", subrayó, antes de lanzar una advertencia: "Al que no cumple, el Gobierno le hace o le va hacer cumplir. No voy a referirme a ningún ejemplo reciente, pero habrá algún otro". El Gobierno acaba de denegar el permiso para endeudarse a Castilla-La Mancha y Murcia. Y tampoco ha dado luz verde al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, para renegociar la astronómica deuda del Ayuntamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de diciembre de 2010