Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlament inicia su andadura con una Mesa que excluye a los grupos minoritarios

CiU blinda la secretaría del PP y renuncia a darle otra a ERC e ICV-EUA

La democristiana Núria de Gispert será elegida hoy presidenta del Parlament en una jugada de billar a tres bandas entre CiU, PSC y PP, las tres fuerzas mayoritarias que mantendrán así su estatus quo en la cámara. Las elecciones arrojaron la siguiente correlación de fuerzas en la Mesa, el órgano de gobierno del Parlament: cuatro miembros para CiU; dos para PSC y uno para PP. Y hoy, en principio, en la ronda de votaciones, se respetará escrupulosamente. Los nacionalistas, con 62 votos, se han asegurado el cargo para De Gispert gracias al apoyo de seis diputados populares (que les darán la mayoría absoluta) y de otros tantos socialistas.

El acuerdo entre los tres grupos garantizarán que CiU tenga la primera vicepresidencia (Lluís Coromines) y dos secretarios (Josep Rull y Dolors Batalla); que el PSC disponga de la segunda vicepresidencia (Higini Clotas) y una secretaria (Montserrat Tura), y que el PP conserve la suya (Jordi Cornet). CiU permitirá con sus votos que el popular salga elegido y frustrará así cualquier intento de ERC e ICV de sumar sus diputados para evitar esa designación.

Desde el principio, CiU se planteó ceder una de sus dos secretarías a republicanos y ecosocialistas para reflejar la pluralidad de la Cámara. Pero el acuerdo no ha sido posible. "Nos plantearon que, a cambio, facilitáramos la investidura de Artur Mas y no vamos a mercadear con ello", dijo la diputada republicana Anna Simó. "Ya se ha visto que a las primeras de cambio, el socio preferente de CiU es el PP". CiU sostiene, sin embargo, que se ha limitado a garantizar que la Mesa refleje los resultados electorales. Y el PP asegura que en el pacto no va incluido facilitar la investidura. Eso sí: han logrado ocupar finalmente el espectro central del hemiciclo para huir de la esquina de la extrema derecha del Parlament y tener más opciones de salir en las cámaras de televisión.

Por otra parte, ICV-EUiA puede tener un conflicto interno porque perdida la plaza que ocupaba Jordi Miralles (EUiA) en la Mesa, entrarán en pugna por la de senador autonómico.

Según los datos del Parlament, De Gispert cobrará 152.000 euros; Coromines y Clotas, 117.000 y los cuatro secretarios, 95.000. Todos tienen derecho a secretario y coche oficial. Los diputados cobran 43.000 euros pero si tienen cargos, hay complementos: el presidente de grupo (51.000 euros); el portavoz (43.000); el portavoz adjunto primero (29.000), y el portavoz segundo (21.000).

En el caso del Grupo Mixto, que deberán conformar Ciutadans (C's) y Solidaritat Catalana (SI), en las antípodas, solo habrá un presidente y un portavoz, que ellos mismos tendrán que pactar. C's tiene tres diputados y SI, cuatro. Solidaritat asegura que ofrecerán a C's una presidencia rotatoria pero aspira a asumir la portavocía toda la legislatura.

Hasta ahora, ambos grupos no se han sentado a negociar en una mesa cómo será su convivencia en el Parlament. C's ha buscado el apoyo de PP y PSC para que le cedan de forma testimonial dos diputados y así puedan tener un grupo propio, con todo los privilegios legislativos y económicos que suponen.

Por otra parte, el partido de Joan Laporta y ERC, a través del concejal Jordi Portabella, podrían buscar un pacto para concurrir juntos a la alcaldía de Barcelona. Simó ayer lo negó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de diciembre de 2010