Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'euskaltzales' recuerdan que "el amor a la lengua también exige deberes"

El mundo euskaltzale parece recibir con parabienes la nueva actitud hacia el euskera que muestran los populares vascos, sin obviar que "las palabras de amor al euskera también exigen deberes", como destacó en declaraciones a EL PAÍS el presidente de Eusko Ikaskuntza, José María Muñoa. "Tenemos que conseguir que todos los partidos sean capaces de considerar el euskera una riqueza de todos y no usarlo nunca como arma arrojadiza", añadió Muñoa, quien milita en el PNV.

El presidente de la Sociedad de Estudios Vascos mostró su contento por la decisión del PP de celebrar un acto como el de ayer, pero apostilló: "Si predicas la defensa del euskera también tienes que trabajar por ello".

La directora del Instituto Etxepare, Aizpea Goenaga, sin querer pronunciarse directamente sobre la actitud de los populares, recalcó que resultan imprescindibles las acciones que sirvan para difundir el idioma cooficial, "y que salpiquen al territorio español".

También asistieron al acto, entre otros, el escritor y director de Coordinación de Política Lingüística, Iván Igartua, y el historiador Xabier Zabaltza, quienes coincidieron en considerar "muy interesante la actitud del PP y necesaria. Tenía que haberse dado antes". En su opinión, "es vital desligar el euskera del uso político".

Esta última idea y la necesidad de seguir defendiendo la lengua vasca recorrió las intervenciones de los oradores. Muñoa incidió en que "sería insensato convertirlo en una reliquia de museo o en arma arrojadiza; Arregi planteó que el idioma "es político en el sentido más profundo del término, porque afecta a la convivencia en Euskadi" y Aulestia defendió: "Si no asumimos que todos estamos legitimados para hablar del euskera nunca alcanzaremos una política lingüística conciliadora".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de diciembre de 2010