Reportaje:

Mamet arremete contra la abogacía

'Razas', incisivo 'thriller' judicial y última obra del autor americano, llega a España de la mano de Tony Cantó, Bernabé Rico y Juan Carlos Rubio

Llega un Mamet fresquito. Hace justo un año que Razas se estrenó en Broadway y el actor y productor Bernabé Rico le echó el ojo inmediatamente. Pasó el férreo control del representante de David Mamet para conseguir los derechos, hizo la traducción, se alió con el actor y ahora también productor Tony Cantó (con él ha representando El pez gordo, de Roger Rueff), cazaron al vuelo a Juan Carlos Rubio, que como autor triunfa en teatros americanos y españoles, aunque aquí le han querido como director y se lanzaron de cabeza a un proyecto que para ellos es ilusionante por varias razones.

La principal, porque significa estar al frente de un proyecto escénico serio, riguroso, ácido, que toca un tema que el teatro pocas veces aborda: la injusticia en el mundo de la justicia.

"Es una crítica feroz contra una justicia que se reparte según el poder económico"

Con ellos, los actores Emilio Buale y Montse Plà y el espacio escénico de Ana Garay, este montaje se estrena mañana (y hasta el 23 de enero) en Las Naves del Español de Matadero donde, en un rasgo que no está claro si es de humor, los jueves hay un descuento del 25% a los que lleven el carné de abogado.

"Estamos ante una crítica feroz contra un sistema judicial en el que se ve cómo la justicia se reparte según el poder económico", señalan Rico y Cantó, a lo que añade este último: "Todos recordamos que cuando el Estado quiso recaudar impuestos eficazmente, dieron todos los medios al Ministerio de Hacienda y acabaron con el problema en un tiempo récord; si ese Gobierno, y otros muchos, estuviera interesado en que hubiera una justicia real también lo resolvería, pero al Estado está claro que no le interesa, y Mamet deja claro cuál es el sistema".

La historia es la de dos abogados a los que les sale un cliente con posibles, todo un ejecutivo y blanco, acusado de haber violado a una chica negra. La joven ayudante del despacho, que también es de raza negra, se implica en el caso, y las auténticas opiniones de cada uno empiezan a revelarse, quedando la inocencia del imputado en entredicho.

En este thriller judicial, donde la trama avanza empujada por lo que los personajes piensan, pero no pueden expresar, las verdades acabarán aflorando a la superficie con imprevisibles consecuencias para todos.

Razas es la última provocación teatral de Mamet con la que regresa al subgénero creado por él: la descripción de una realidad implacable a través de descarnados personajes y hurgando con su incisiva y poética verborrea los pensamientos más recónditos de la sociedad actual.

"Razas es un texto brillante, mordaz, cargado de dobles intenciones, con una trama endiablada que no decae nunca y que pone patas arriba un tema tan delicado como es el racismo. Pero Mamet no entra en él de puntillas, no, va a por todas. Le da la vuelta y nos atrapa en una espiral de sorpresas e ironías, como es habitual en él", apunta Rubio.

Tras el estreno de Razas, duodécima obra de Mamet producida en Broadway, la crítica quedó rendida a sus pies, como ocurrió en El cartero siempre llama dos veces, Los intocables de Eliot Ness, Noviembre, Matrimonio de Boston o El búfalo americano.

Un momento de la función de <i>Razas,</i> del norteamericano David Mamet, que se estrena mañana en Matadero.
Un momento de la función de <i>Razas,</i> del norteamericano David Mamet, que se estrena mañana en Matadero.TEATRO ESPAÑOL

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de diciembre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50