Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:ÓPERA

Musicología de hoy

El caso de Domènec Terradellas, que apasionó a Ernest Lluch, de cuya muerte se ha conmemorado el 10º aniversario, es ilustrativo de cómo le fueron las cosas a la cultura catalana del XVIII. Nacido en Barcelona en 1713, el compositor realizó sus primeros estudios en la ciudad, pero de muy joven viajó a Nápoles, donde se formó con Durante y triunfó con sus obras por toda Italia y también en Londres y en París, sin que conste -las noticias de su vida son escasas- que regresara nunca a su país natal. Murió en Roma, a los 38 años, en circunstancias poco claras, tal vez asesinado, tras haber estrenado la que está considerada su mejor ópera, Sesostri, re d'Egitto, la cual, tres años más tarde, se representó en el barcelonés Teatre de la Santa Creu.

SESOSTRI, RE D'EGITTO

De Domènec Terradellas, sobre un libreto de Apostolo Zeno y Pietro Pariati. Intérpretes: S. Im, A. Pendatchanska, K. Tarver, D. Andersen, T. Randle, R. Milanesi. Reial Companyia Òpera de Cambra de Barcelona. Juan Bautista Otero, director. Barcelona, Auditori, 11 de diciembre.

Terradellas murió en circunstancias poco claras, tal vez asesinado

El nacimiento y ese estreno post mórtem son toda la relación que tuvo pues Terradellas con Cataluña, hasta que la musicología de la Renaixença, con Felip Pedrell a la cabeza, volvió a ocuparse de su figura y obra, sin lograr no obstante que su música se escuchara. A los 256 años de aquel estreno, Sesostri ha vuelto a sonar en la ciudad, en versión de concierto, de la mano de Juan Bautista Otero y la Reial Companyia Òpera de Cambra de Barcelona (RCOC). Este nuevo estreno -dos siglos y medio permiten considerarlo así- da cuenta de cómo funciona hoy la investigación musicológica y de qué medios se vale para divulgarse.

Tras haber exhumado obras del valenciano Martín y Soler y del repertorio napolitano del siglo XVIII, Otero trabaja actualmente en lo que el llama "la trilogía de Terradellas", esto es, en la recuperación de tres óperas del compositor barcelonés: Artaserse, que grabó en 2008 (con éxito: ha tenido premios internacionales), ahora Sesostri y en 2011 Merope, estrenada en Roma en 1743.

La RCOC, orquesta de instrumentos originales, es residente en el Auditori, lo que le proporciona estabilidad para acometer retos como este. Otero graba previamente las óperas y luego las ofrece en concierto como culminación de la grabación. Además, él mismo, junto con el productor Isidre Olmo, edita la partitura. Las nuevas tecnologías han permitido así volver a la artesanía, al control total sobre el producto acabado. Nada que ver con la época de Pedrell.

Olmo ofreció una lectura muy viva de la partitura, con un buen plantel de cantantes, parte de los cuales ya colaboraron con él en Artaserse. Destacaron Sunhae Im como Sesostri, Ditte Andersen en el papel de Artenice y Raffaella Milanesi, que incorporó a un poderoso Orgonte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de diciembre de 2010