Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cemex incinera más de 3.000 palmeras con picudo rojo

El picudo rojo, el insecto que está devastando los palmerales mediterráneos, está lejos de ser controlado. La Generalitat reconoce la gravedad de la plaga, pero rara vez ofrece datos concretos de su magnitud. La multinacional cementera Cemex arrojó ayer luz sobre el problema al informar de que en los últimos 10 meses ha incinerado en sus hornos cerca de 6.000 toneladas de palmera afectada por picudo. Traducido a unidades eso supondría, según la Consejería de Agricultura, unos 3.100 ejemplares. Estimación que los expertos consultados (botánicos y viveristas) consideran muy conservadora, y que elevan a más del doble. El número de palmeras afectadas por el picudo es, en cualquier caso, muy superior, subrayan.

La cementera destacó ayer la parte positiva de este quebradero de cabeza ecológico. Al sustituir parte de los combustibles habituales (de origen fósil) por biomasa de palmera, que utiliza gracias a un convenio con la Generalitat, Cemex ha dejado de emitir más de 5.000 toneladas de dióxido de carbono en su planta de Buñol entre febrero y noviembre.

La compañía, que tiene otra fábrica en Alicante, afirma que en 2009 sustituyó el 35% del combustible tradicional que utilizaba en la Comunidad Valenciana por fuentes distintas, como el enerfuel, si bien el carácter sostenible de estas fuentes energéticas es objeto de discusión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de diciembre de 2010