Reportaje:

La Azoka llora a Xabier Lete

Cientos de personas recordaron los temas del cantautor fallecido en un acto de homenaje improvisado - La organización destaca su implicación con la feria

Fue un improvisado homenaje, que le hubiera emocionado. En el exterior de la Feria del Libro y Disco Vasco de Durango, cientos de personas se concentraron a mediodía de ayer y empezaron a entonar las canciones más conocidas de Xabier Lete, fallecido en la noche del sábado en el Hospital Donostia a los 66 años tras una larga enfermedad intestinal. Estaba prevista que la asociación Euskal Herriko Kantuzaleen Elkartea realizase un pasacalles, pero la noticia de la muerte de Lete cambió los planes. "Nos hemos reunido la gente de la organización, los de la asociación y los kurdos [los actos del segundo día de la Azoka estaban centrado en el Kurdistán, invitado en esta 45ª edición]", afirmaba Nerea Mujika, presidenta de la asociación Gerediaga, la organizada de la muestra.

Lete actuó ya en la segunda edición de la Feria de Durango, hace 43 años

Durante cerca de 15 minutos, el recuerdo del cantautor y poeta de Oiartzun puso los pelos de punta a muchos, especialmente cuando entonaron su obra más conocida, Xalbadorerren Heriotzean. El acto se repitió a últimas horas de la tarde, con el nuevo pasacalles de Euskal Herriko Kantuzaleen Elkartea. Lete fue ayer el gran protagonista en la feria de Durango: su imagen se repetía en las pantallas de televisión y su música sonaba con insistencia.

La asociación Gerediaga recordaba ayer la implicación del escritor y cantante con la Azoka, donde ya actuó hace 43 años, cuando el certamen cumplía su segunda edición y luchaba por convertirse en un aglutinador de la cultura vasca. "En 1992, cuando había salido de sufrir un cáncer, le convencimos de que volviera a los escenarios y cantó, junto a Antxon Valverde, en la 25ª edición. Forma parte de ella", recordaba Nerea Mujika.

Hace dos años, regresó para firmar su último libro de poesías, pese a que la enfermedad se mostraba ya inmisericorde con su cuerpo. Los miembros de Gerediaga remarcaban que su muerte haya coincidido en plena Feria del Libro y Disco: "Ha sido casi como Mikel Laboa, quien murió hace dos años también en diciembre, unos pocos días antes de abrirse".

Sus discos figuraban ayer en el puesto del departamento musical de Elkar: un total de siete y otros siete CD dedicados a los últimos 200 años del bertsolarismo. El interés del público por su obra se incrementó. "Sí se ha notado algo, pero creo que será más notorio a partir de mañana [por hoy]. Todavía habrá gente que no se haya enterado de su muerte", afirmaba Anjel Valdés, responsable de Elkar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"Era, sobre todo, un poeta, con construcciones del lenguaje muy ricas y muy directas y, a la vez, con mensajes tiernos", recordaba Valdés, quien destacaba también el humanismo de Xabier Lete. "Era magnífico".

Los recuerdos al cantautor guipuzcoano se produjeron en una jornada en la Azoka en la que la afluencia de público resultó constante desde la mañana. La festividad dominical animó a los ciudadanos a acudir a Durango. Durante la mañana, una de las atracciones fue la escritora Toti Martínez de Lezea, quien estuvo firmando ejempalres de sus obras. De nuevo, los puestos con productos infantiles atraían a las familias, así como las últimas novedades editoriales y discográficas.

Más información en la página 49

El último saludo de familiares y amigos

El cadáver de Xabier Lete quedó ayer en el tanatorio de Hernani, donde fue velado durante toda la jornada por sus familiares y amigos. El funeral se celebrará mañana en la parroquia de Urnieta. Allí acudió su inseparable Antton Valverde, quien no pudo reprimir las lágrimas al recordar que no podrá contar ya con sus letras.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS