Montilla y Benach cobrarán un sueldo durante cuatro años

A partir de los 65 tendrán derecho a una pensión vitalicia del 60%

Unos 6.500 euros al mes durante cuatro años. Es lo que cobrarán las todavía máximas autoridades de Cataluña, el presidente de la Generalitat, José Montilla, y el presidente del Parlament, Ernest Benach, tras abandonar sus cargos. Montilla ha perdido las elecciones -y además ha renunciado a su escaño- y Benach se va después del descalabro de Esquerra Republicana. De acuerdo con las leyes que regulan las pensiones de los dos ex presidentes y el decreto que desarrolla el estatuto de los ex presidentes de la Generalitat, ambos tienen derecho al 80% de sus retribuciones durante la mitad del tiempo que han permanecido en el cargo y por lo menos durante una legislatura. Tanto Benach como Montilla cobrarán durante cuatro años. A partir de los 65 percibirán una pensión vitalicia del 60% de sus sueldos.

Las dos máximas autoridades percibirán el 80% de su salario

Sus retribuciones brutas son de 152.954 euros Benach y 169.456 euros Montilla. Restándole el 15% que se descontaron todos los cargos públicos, el 25% de impuestos, aplicando el 80% y dividiendo entre 12 meses, el resultado aproximado es que Benach cobrará unos 6.550 euros al mes y Montilla, 7.200.

La Ley de la Presidencia de la Generalitat la firmó el ex presidente Jordi Pujol en 1988 e incluyó al presidente del Parlament en 2003, el último de Joan Rigol en el puesto. En el caso de los diputados, se van sin tener derecho a cobrar el subsidio de desempleo, aunque sí habiendo cotizado en la Seguridad Social.

Antes de la constitución del pleno de la novena legislatura, los 135 diputados electos, sean o no nuevos, deben presentar al registro del Parlament un montón de papeleo: la documentación de la junta electoral que acredita su condición, una declaración por escrito en la que juran o prometen que respetan la Constitución y el Estatuto, una declaración de actividades y otra de bienes.

La declaración de actividades se entrega para especificar si tienen alguna actividad profesional, laboral o profesional y si ocupan algún cargo público. Cualquier cambio que se produzca en esta situación durante la legislatura debe ser notificada. En el caso de la declaración de bienes, debe incluir bienes inmuebles, cuentas corrientes, acciones, depósitos o participaciones empresariales. Además, cada año, antes del 30 de julio los diputados han de presentar su declaración de renta y de nuevo de patrimonio. La declaración de patrimonio no se puede hacer pública y se custodia en el Parlament cuatro años. Después se destruye.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS