Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Estado de alarma | El impacto económico

Pérdidas millonarias para las compañías

Las aerolíneas dejarán de ingresar hasta 80 millones de euros diarios

Calcular qué coste tendrá el conflicto de los controladores es una labor imposible. En ninguna de las anteriores crisis de tráfico aéreo los distintos sectores afectados se han puesto de acuerdo a la hora de hacer balance. El propio vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, reconoció ayer que no tenía ninguna estimación de pérdidas económicas.

La única certeza es que los principales afectados serán las aerolíneas y el sector hostelero, que deberán afrontar en solitario las consecuencias económicas, aunque el conflicto se haya generado por los trabajadores de un organismo público como AENA.

Con esa cautela, las aerolíneas calculan que dejarán de ingresar entre 60 y 80 millones de euros diarios por el cierre del espacio aéreo español, según fuentes del sector que cita Europa Press, aunque el presidente de la Asociación Española de Compañías Aéreas (AECA), Felipe Navío, opinó que es "muy pronto" para hacer balance.

Este cálculo incluye la afectación de las aerolíneas extranjeras que operan en España, aunque para realizar una valoración más ajustada habrá que esperar la evolución del tráfico aéreo durante los próximos días.

Además, a esta cuantía habría que sumar los gastos que las aerolíneas tendrán que afrontar por las medidas extraordinarias aplicadas, los gastos adicionales para atender a los pasajeros y las devoluciones de los billetes de aquellos viajeros que decidan no viajar, así como los costes de los vuelos que no podrán retomarse.

Por su parte, el sector turístico calcula que dejará de ingresar alrededor de 250 millones de euros por el cierre del espacio aéreo, según la patronal de agencias de viajes AEDAVE. En ese coste se incluye el alojamiento, hostelería y transporte, fijando en 600.000 afectados la base para realizar su cálculo. Hay pocos antecedentes para evaluar los daños. Uno de ellos es la compensación que ha pedido Iberia por la primera nube de ceniza del volcán islandés Eyjafjälla que obligó a cerrar el espacio aéreo europeo casi una semana en abril. La aerolínea calculó un impacto de 17 millones de euros (a los que habría que sumar 2,8 millones de euros por las consecuencias de la nube de mayo, de menor duración), por la cancelación de vuelos y la reserva de 9.000 habitaciones de hotel.

El presidente de los empresarios madrileños CEIM, Arturo Fernández, ha manifestado que las pérdidas son "incalculables" para los sectores de la hostelería y del transporte. "Es la guinda que le faltaba al pastel". Por su parte, el secretario General de Turismo, Joan Mesquida, ha calificado de "brutal" el golpe que supone para el turismo español.

La Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) ha exigido al Gobierno que adopte medidas "urgentes" y "definitivas" para devolver la normalidad a los aeropuertos españoles, ante las consecuencias "gravísimas" que está teniendo para el sector. Solo en Mallorca se pueden ver afectadas hasta 200.000 pernoctaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de diciembre de 2010