TentacionesTentaciones
Entrevista:LIBROS

El rey del porno va en turista

Vuelo Los Ángeles-Ámsterdam. Un tipo bajo, feo, gordo y peludo se cuela en la cabina de business. Lleva un pantalón de chándal viejo, camiseta raída y unas Crocs agujereadas. Se para junto a una pareja de cuarenta y muchos años. Él está tatuado de arriba abajo, viste botas de cowboy y tiene maneras de productor de porno. Ella está recauchutada en lugares estratégicos (labios, pechos, frente), no logra disimular las raíces negras bajo su melena oxigenada y bebe una copa tras otra de champán azul. "Qué bien se vive en first class, ¿eh?", dice el tipo bajito. Y a continuación improvisa un campamento con la mochila que lleva a la espalda para espanto de la azafata. Del fondo de la bolsa saca un libro con una chica lamiendo un chupachús en portada, The hardest (working) man in showbiz, y se lo da a la pareja. "Ha entrado en la lista de best sellers del New York Times, disfrutadlo". Bromea un rato con la pareja, les cuenta que va a un superevento en su honor y desaparece de nuevo en turista. Más de un pasajero no ha podido evitar mirarle de reojo con cierta admiración: Ron Jeremy es una supercelebridad del porno y a sus 57 tacos continúa activo y presume de haberse acostado con más de cinco mil mujeres solo en pantalla.

"Mientras la cosa me siga funcionando, no pienso echar mano del Viagra"

Al salir del avión, no nos resistimos a abordarle. "Me encantaría editar mi libro en español, dilo en tu periódico". Quedamos para hacer una entrevista telefónica. Saca un grueso fajo de dólares doblados que utiliza como cartera y extrae su tarjeta. Solo tiene móvil (del tamaño de un frigorífico, por cierto). "Y hasta hace cinco años, ni eso. Me animaron a hacerme un e-mail, pero lo miro como dos veces al año. Prefiero oír la voz, odio el anonimato". Lo dice un tipo que sabe lo que es vivir expuesto.

La revista AVN (Adult Video News), biblia del porno, lo ha proclamado el actor X más importante de la historia, por encima del malogrado John Holmes, y se ha convertido en lo más parecido a una mascota —no le apodan El Erizo por nada— para el otro mundo del cine, donde ha ejercido de consultor (en Nueve semanas y media y Boogie nights) y realizado infinitos cameos. No hay celebridad que no quiera sacarse una foto con él. Empezando por su coleguita Charlie Sheen, con el que hizo una vez un trío. "Lo cuento todo en el libro. Desde mis experiencias en el star system hasta que mi madre fue una espía".

Actualmente gana más fuera que dentro del set. Acaba de abrir un club de intercambio de parejas en Portland, hace bolos de comediante y finge pelearse con el reverendo Craig Ross en un debate sobre el porno que recorre EE UU. Solo se niega a una cosa: "El Viagra. Un montón de jovenzuelos ahora lo usan, pero yo, mientras la cosa siga funcionando, no pienso echar mano de él", se ríe.

Puedes leer la entrevista íntegra con Ron Jeremy en el blog Pop-etc

<b>¡Que no muerde! Ron Jeremy ha mostrado sus artes amatorias en pantalla con más de cinco mil mujeres.</b>
<b>¡Que no muerde! Ron Jeremy ha mostrado sus artes amatorias en pantalla con más de cinco mil mujeres.</b>NOEL VASQUEZ
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS