Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES CATALANAS

El PP obtiene la mitad de votos que en las generales

A pesar del récord en escaños, no fideliza a sus votantes

El PP obtuvo el pasado domingo 18 diputados al Parlamento catalán, lo que supone un récord histórico en número de escaños y que le valió ayer a la candidata, Alicia Sánchez-Camacho, el aplauso unánime del Comité Ejecutivo Nacional. Los populares ya leen estos resultados en clave española, porque las urnas en Cataluña, como se ha demostrado a lo largo de la reciente historia democrática, son primordiales para conquistar La Moncloa, como ocurrió en las generales de 2000.

1º. Récord histórico solo en diputados.

En 1995, con Alejo Vidal-Quadras a la cabeza, el PP consiguió 17 diputados con el 13,08% del total de votos (421.752). En cambio, el domingo el PP se quedó a más de 37.000 papeletas de esa cifra y a 0,75 puntos, aunque ello le proporcionara ahora un diputado más que hace 15 años.

Los populares crecen en casi 30.000 votos en el área metropolitana

2º. Generales 'versus' autonómicas.

El PP no ha conseguido en Cataluña, ni de lejos, arrastrar a todo su electorado de las generales, cuando los populares se disparan en apoyo en las urnas. No hay ninguna cita legislativa en la que el PP haya bajado de 600.000 votos. Su récord se remonta al año 2000, con la mayoría absoluta de José María Aznar, cuando obtuvo 768.000 votos. Esta abultada diferencia se debe a diversas razones, pero sobre todo a la bipolarización de las generales con el duelo PSOE-PP. De esta forma, los populares crecen de la mano de muchos simpatizantes de Convergència i Unió. En cambio, el domingo se dio un trasvase a la inversa pues buena parte de los votantes del PP identificaron a Artur Mas como la mejor opción para desalojar al tripartito.

3º. Barcelona y área metropolitana.

El PP obtuvo el domingo en el conjunto de Cataluña 67.797 votos más que hace cuatro años, lo que supone un incremento de 1,68 puntos porcentuales. De estos, casi 58.000 se consiguieron en la provincia de Barcelona, de los cuales la mitad lo fueron en el área metropolitana, es decir, en las comarcas del Barcelonès y Baix Llobregat, el llamado cinturón rojo. Este dato se explica, según fuentes del partido, en una cierta movilización del tradicional votante del PP que en otras autonómicas optaba por abstenerse. Su perfil es del castellanohablante, de clase media-baja y en su mayoría procedente de otras regiones, en las que caló el discurso españolista del PP frente a un PSC aliado con Esquerra Republicana.

En el otro extremo se encuentra Sant Cugat, una ciudad con alto nivel de vida, en donde el PP fue la segunda formación más votada. En Badalona, donde los populares explotan el fenómeno de la inmigración, la formación creció más de cinco puntos.

4º. Crecimiento en el resto de las provincias.

Los tres parlamentarios conseguidos en Tarragona, donde los populares crecen en casi 10.000 votos, dejaron perplejos. En Girona, el segundo se les escapó por un puñado de votos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de noviembre de 2010