Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALICE COOPER | Músico

"Todavía no tengo un sucesor digno"

Antes de cada concierto, el afable Vincent Damon Furnier se transforma en un ser despreciable: el sangriento y malvado Alice Cooper. "Ocurre en cuestión de segundos", explicaba ayer Vincent en un hotel de Madrid. "Soy un buen tipo. Sube el telón y me convierto en el Mal". A sus 62 años esta leyenda estadounidense acaba de publicar un DVD en directo y está preparando la segunda parte de Welcome to my nightmare, su disco de rock duro que en 1975 le convirtió en el rey del rock teatral. Mientras tanto juega al golf "todos los días" y ayer por la mañana lo hizo en Madrid.

Pregunta. Si volviera a nacer, ¿preferiría ser una estrella del rock o golfista?

Respuesta. Hace 10 años podía haber dejado el rock y haberme dedicado al golf profesionalmente. Pero me di cuenta de que no era tan creativo como la música, aunque juego muy bien. Tengo hándicap dos

[el profesional es cero y el de una persona que empieza es 36].

P. ¿Cuál es su mejor recuerdo de Madrid?

R. Viví en Madrid en 1984 mientras rodaba la película Monster dog

. Acababa de salir de una clínica de alcoholismo y nunca había actuado sobrio. Era nuevo para mí, así que tengo un excelente recuerdo.

P. Sorprende que una estrella de rock duro sea cristiano y vaya a misa todos los domingos.

R. Mi estilo de vida es cristiano. Mi matrimonio, de 35 años, es cristiano. Pero eso no quiere decir que esté loco. Alice Cooper es el lado malo de todos nosotros, por eso al final de mis conciertos muero decapitado. El tipo malo siempre pierde.

P. ¿Ha pensado en jubilarse?

R. Todavía no tengo un sucesor digno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de noviembre de 2010