Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pianista de jazz Abe Rábade estrena trío con el disco 'Zigurat'

El combo presentará la obra en Madrid, Bilbao y Santiago

El cuarto disco a trío de Abe Rábade se llama Zigurat y hace apenas dos meses que salió a la calle. Al piano de Rábade (Santiago, 1977) lo acompañan el contabajo del vasco Pablo Martín-Caminero y la batería del portugués Bruno Pedroso en su primer trabajo conjunto. Pero no el último. "Esta vez me da pie a pensar que va a durar varios años", afirma el pianista, líder del combo jazz, "de hecho, he cambiado mis planes para centrarme en el proyecto".

Zigurat, palabra que se refiere a los templos de la antigua Mesopotamia en el tercer milenio antes de Cristo, por lo de pronto, ha abortado la grabación de Rábade con un octeto. "No quiero desaprovechar esta inercia creativa", explica, "porque ya estamos incluso funcionando con material para otra grabación". Sin embargo, antes pondrán de largo las seis composiciones de Abe Rábade, y una versión del catalán Federico Mompou.

"La interacción entre los músicos es más intensa que nunca", explica el compositor

"La concepción de este trío resulta más abierta, con una interacción entre los músicos más intensa", se explica el pianista, "no es irrelevante quien está en el contrabajo, ni en la batería". Cada músico sabe qué posición ocupa y proporciona su bagaje a la labor común. "Pablo, por ejemplo, ha trabajado mucho con el flamenco y con la música clásica; todo eso se traslada al disco y a los directos", señala Rábade.

La crítica especializada ha situado Zigurat entre los candidatos a disco del año. "Sobresale el genio de Abe Rábade, un músico adulto para quien no hay notas que carezcan de importancia", escribió Arturo Mora en la web Tomajazz. Él mismo analista detecta un pianista más jarretiano que nunca. "La de Keith Jarret es una influencia que no sólo no niego, sino que es uno de mis ídolos", reconoce Abe Rábade. También cita a Herbie Hancock y se define como "ecléctico a muerte". "Pero precisamente el trabajo de grupo de los tres", ahonda, "ayuda a que mi eclecticismo no se disperse y a que haya un hilo conductor". El pianista repite la importancia que, para él, supone apoyarse en Caminero y Pedroso, su primer trío desde que en 2004 deeshiciera la entente con Paco Charlín (bajo) y Ramón Ángel (batería).

El 1 de diciembre en Bilbao, el 22 en Madrid y el 18 de enero en Santiago son las póximas oportunidades para escuchar al Abe Rábade Trío. Ya en la primavera, Rábade repetirá peripecia estadounidense, después de el pasado mayo haber actuado en el Lincoln Jazz Center de Nueva York.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de noviembre de 2010