Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huelva da entrada a capital privado en la empresa del agua

La ciudad se suma a Lepe y Moguer en la venta de empresas municipales

Parte del servicio del agua en Huelva pasó ayer a manos privadas. La oferta de la compañía catalana Aquagest para hacerse con el 49% de la empresa municipal Aguas de Huelva por 57,3 millones ha sido más que bienvenida por el Ayuntamiento onubense, que reconoce una deuda actual de 269 millones de euros y ya hace meses anunció la búsqueda de un socio privado.

La empresa Aquagest pertenece a Agbar (Sociedad General de Aguas de Barcelona SA) y la adjudicación del servicio, por 25 años, se aprobó ayer en el pleno del Ayuntamiento con la oposición de PSOE e IU. Ambos partidos criticaron la senda de privatización emprendida por los ayuntamientos del PP en la provincia. "Lo que pretende el alcalde es tapar sus vergüenzas económicas por una gestión nefasta acumulada durante sus casi 16 años de gobierno", resumió ayer Elena Tobar, portavoz municipal socialista.

La empresa Aquagest se hace con el 49% de la sociedad municipal

Los antecedentes de privatización se encuentran en otros municipios populares como Lepe (26.000 habitantes) y Moguer (20.000 habitantes). En Lepe, la empresa privada Aqualia, participada por FCC, se ocupa del servicio desde febrero. El pleno de Moguer lo aprobó en julio, también con Aqualia. Desde el PSOE hablan de "desvergüenza política".

En el caso de la capital, además, tachan la propuesta económica de "irrisoria", ya que "la venta real de la empresa es por 20 millones" y el resto, excepto los gastos del proceso, "es un préstamo que se le concede al Consistorio por parte de Aquagest" . Para IU, la oferta catalana -elegida entre tres- es "un insulto para los onubenses". En este sentido se pronunció ayer Pedro Jiménez, coordinador provincial y candidato a la alcaldía de Huelva por IU: "El alcalde hipoteca el patrimonio municipal por 25 años (...) Solo espero que no use este dinero para sus campañas populistas sino para frenar el cierre de empresas y la destrucción de empleo".

El Ayuntamiento reivindicó el mantenimiento de un 51% del servicio, aseguró que los 130 trabajadores de la empresa conservan su empleo y defendió la operación para "garantizar la viabilidad de Aguas de Huelva en estos tiempos difíciles". Desde el PP, prefirieron no usar el término "privatización" sino "empresa de economía mixta". Además, señalaron, la compañía catalana es también andaluza -tiene sede en Granada-, e invertirá siete millones de euros en infraestructuras de la ciudad. Uno de los millones se hará efectivo a principios de año, cuando Aquagest se haga cargo del servicio.

Las dos empresas descartadas fueron Aqualia y la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Gestagua y Cespa, que ya se encarga del servicio de basura en la capital. Para el concurso, el Ayuntamiento estableció cantidades fijas que el socio elegido debía asumir: el capital social, valorado en 200.000 euros; la prima de emisión (9,5 millones) y un préstamo -para hacer frente al canon de saneamiento- por 27,6 millones. Lo que marcó la diferencia fue el criterio variable, una cifra con la que las empresas podían competir al alza. Los 20 millones de Aquagest fueron la mejor oferta. La UTE propuso 16. Aqualia, ocho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de noviembre de 2010