Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se enfrenta al Gobierno con la Ley Lanbide

El PP no ha dado su brazo a torcer. La Mesa del Parlamento vasco tramitará hoy la propuesta de Ley de Lanbide, que propone un cambio radical en la forma jurídica del nuevo organismo que gestionará los recursos del empleo y de las ayudas sociales. El proyecto seguirá adelante pese a que el PSE exigió su retirada y lo considera un ataque de su socio preferente. El PP concedió un aplazamiento de una semana antes de tramitarlo en la Mesa, pero después de diversas reuniones y conversaciones telefónicas con el grupo parlamentario socialista, PSE, UGT, y Confebask, -con CC OO se reunirán esta semana- el PP no ha considerado retirar la iniciativa.

La propuesta de ley de los populares reivindica un mayor control presupuestario al cambiar su forma jurídica y pasar de la actual, como ente público de derecho privado -como Osakidetza- a organismo autónomo, como recomendaban los informes jurídicos del Gobierno y preferían todos los agentes sociales de la Mesa de diálogo.

"Estamos abiertos a negociar el órgano, pero que tenga control", dice el PP

Pero además plantea cambiar el juego de mayorías en el máximo órgano de Lanbide, su consejo de administración. Los populares prevén que el Ejecutivo mantenga la mayoría del organismo en cualquier caso, mientras que en el diseño actual, el Ejecutivo, la patronal y los sindicatos se reparten la presencia en tres bloques iguales.

Con la presentación del proyecto de ley el PP se enfrenta al Ejecutivo, que ve con muy malos ojos la iniciativa. "Estamos dispuestos a llegar a un acuerdo", aseguró ayer el portavoz popular para asuntos económicos, Antón Damborenea. "No me preocupa tanto cómo se llame el organismo que gestione los fondos, como que las partidas tengan un control parlamentario previo", dijo. Una vez que la iniciativa pase por la mesa el Gobierno dispondrá de quince días para dar su opinión sobre la propuesta.

Después volverá al Parlamento, donde el pleno tendrá que votar si la toma en consideración. En caso de que el PNV se sume a la propuesta del PP y se considere, la presidencia de la cámara le dará traslado a una comisión para iniciar el trámite de enmiendas parciales. El debate final no llegaría antes de mediados de marzo o abril.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de noviembre de 2010