Análisis:DESDE EL PARQUÉ | MercadosAnálisis
i

La ayuda a Irlanda no tranquiliza a la Bolsa

El rescate de las finanzas de Irlanda ha tranquilizado a los mercados europeos en parte y durante muy poco tiempo. Para algunos analistas, la decisión ha venido impuesta por la gran banca europea, británica y alemana, cuyo riesgo en los bancos irlandeses parece inasumible, en el caso de que los problemas sigan su curso. Se interpreta que la resistencia inicial de Irlanda al rescate era, en el fondo, una negativa a pasar al país la factura de la mala gestión de sus banqueros.

Así las cosas, los mercados de valores europeos abrieron la sesión con ganas de celebración, pero poco a poco los ánimos se fueron enfriando para dar paso a una huida desordenada que, si bien se ha centrado en los valores bancarios, apenas ha perdonado a nadie.

Más información

El Ibex 35 abrió esta sesión con una subida del 1,18% y en 10.393,40 puntos, lo que parecía alejar los recientes temores a una recaída. La cuantía de la ayuda a Irlanda, se calcula cercana a los 90.000 millones de euros, y el sistema decidido para aportar los fondos, una subasta "garantizada", no han gustado a los inversores. Los mercados se dieron la vuelta y el Ibex 35 llegó a perder el 2,95% con 9.968,30 puntos. Al final, la pérdida fue del 2,68% y el principal índice de la Bolsa española queda por debajo del soporte de los 10.000 puntos.

Este "viaje" del Ibex 35, del 4,09% entre el máximo y el mínimo del día, indica un cambio radical en la valoración de la coyuntura por parte de los grandes inversores. Las ventas se han centrado en los países periféricos, en teoría los que acumulan más riesgo, pero cada vez más es la frágil construcción de la eurozona lo que está en cuestión.

La cotización de los bancos españoles salió duramente castigada de esta sesión, con pérdidas del 4,03% en Banco Santander y del 3,87% en BBVA. La banca mediana no se libró de la avalancha vendedora y Banco Popular cedió el 3,00%, Banco Sabadell el 4,22% y Bankinter el 4,19%. Numerosos inversores internacionales desistieron de comparar la situación de los bancos de Irlanda y los de España y, al igual que ya sucedió días atrás, la orden que llegaba a los intermediarios era la de "vender España". El mercado secundario de deuda también registró movimientos vendedores sobre el bono español a 10 años, aunque el incremento del diferencial con el bund alemán solo subió hasta 209 puntos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 23 de noviembre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50