Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | Internacional

Eto'o, como Zidane

El camerunés da un cabezazo a César, del Chievo, en otra derrota del Inter y se arriesga a cuatro partidos de sanción por la prueba televisiva

Samuel Eto'o es el único jugador del Inter que mantiene el estado de forma de la temporada pasada. Ayer, en el campo del Chievo, tiró del carro más de la cuenta. En el minuto 37 propinó un cabezazo en el pecho a César. Los hinchas rebobinaron hasta el 9 de julio de 2006, en Berlín, cuando Zidane hizo lo mismo con Materazzi en la final del Mundial. César cayó al suelo y Eto'o se rió irónicamente. Pero el defensa del Chievo no estaba haciendo ningún teatro. El camerunés le dio. Pese a que el árbitro y sus asistentes no lo vieron, el delantero puede ser ahora sancionado por las imágenes televisivas. En el calcio, el Comité de Competición puede recurrir a las grabaciones y sancionar conductas violentas. A Eto'o -César declaró que le pidió disculpas en el vestuario- le podrían caer entre dos y cuatro partidos de suspensión. La agresión del africano es otra evidencia de que el campeón de Europa está desquiciado.

El Inter perdió por 2-1 -Eto'o marcó en el descuento- y Rafael Benítez insistió en la defensa de su trabajo. También defendió al camerunés, quien, un minuto antes del cabezazo, recibió una falta y un manotazo en el cuello. "Samuel ha sido provocado por César, que le ha propinado un puñetazo. A nadie le gusta ese tipo de reacción, pero ha llegado en un momento de dificultad del equipo", dijo el técnico.

El momento de dificultad se traduce en la segunda derrota consecutiva -la tercera en lo que va de campeonato- y en el cuarto partido seguido sin ganar. El Inter ha sumado dos puntos de 12 en los últimos cuatro encuentros y marcha sexto, a nueve del líder, el Milan. El entrenador español pide refuerzos y sostiene que el equipo es víctima de la mala suerte y las lesiones. Ayer terminó el partido con dos jóvenes del filial (Nwanko y Alibec). Después de la derrota hubo una reunión en el vestuario entre el técnico y algunos miembros de la directiva.

"Estamos todos de acuerdo en que el Inter tiene que ganar estos partidos porque puede hacerlo. ¿Que peligra mi puesto? Soy un profesional con muchos años de experiencia y lo único que tengo que hacer es preparar los partidos. Nada más. Si el miércoles ganamos en la Champions [al Twente] cambiará todo", explicó Benítez. El presidente, Massimo Moratti, ya ha sondeado a Frank Rijkaard y Giovanni Trapattoni.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de noviembre de 2010