Análisis:EL ACENTOAnálisis
i

Cameron ahorra en vanidad

Los drásticos recortes del gasto público anunciados por el primer ministro británico, el tory David Cameron, han llegado hasta la antesala de su vanidad. Veinte minutos antes de hacer público el compromiso matrimonial de Guillermo de Windsor -hijo de la desaparecida Lady Di- con la plebeya Kate Middleton, se informaba (dícese que para emboscar la noticia) de que el fotógrafo de Cameron y su director de cine a domicilio iban a dejar el 10 de Downing St. para convertirse en funcionarios. Es decir, que Cameron ahorraba en presupuesto de su casa política, pero transformaba lo que eran contratos por obra y de corta duración en asalariados fijos en la nómina del Estado.

El tole que se ha formado en momentos en los que se pretende que los parados pierdan el subsidio de desempleo si rechazan tres ofertas de trabajo, y la enseñanza superior pública amenaza con ser una de las más caras de Europa, ha obligado a dar marcha atrás, y será el partido conservador el que seguirá dando de comer a los artistas.

Andrew Parsons, el fotógrafo, ganaba unos 40.000 euros anuales y Nicky Woodhouse, 50.000, amén de lo que le costaban al erario por los desplazamientos en los que seguían al líder para inmortalizar sus más señalados momentos como inauguraciones, banquetes, botaduras e imposición de crisantemos en general.

¿Tiene fotógrafo personal José Luis Rodríguez Zapatero? ¿Le sigue un cineasta los pasos?

En esto de hacerse soberanas fotografías, la princesa real británica es veterana. Tanto que la princesa Margarita, hermana menor de la reina Isabel II, casó con un artista de la imagen, ennoblecido para la ocasión como vizconde de Snowdon. Y una gran cineasta alemana, Leni Riefenstahl, era la directora de cine preferida de Hitler, aunque ella siempre negó que estuviera al servicio del tirano.

Con esa facilidad que los británicos tienen para poner nombre apropiado a lo que no siempre resulta serlo, llaman a ese tipo de personal servicio de vanidades. ¿Cómo llenará ahora el álbum de recuerdos el señor Cameron? ¿Le pedirá al primero que pase que le eche una placa?

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 21 de noviembre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50