Reportaje:

Una Liga de dos direcciones

El Sevilla y otros cinco clubes acuerdan negociar colectivamente el dinero de las televisiones y el Madrid y el Barça firman con otros 11 un modelo en el que ellos dos se reparten el 34%

La Junta de Primera División, reunida ayer en la sede de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), certificó que en España convivirán dos modelos distintos de gestión del dinero obtenido por los derechos televisivos a partir del curso 2015-2016. El primero, encabezado por el Madrid y el Barcelona, ya ha sido refrendado por 13 clubes de Primera, tiene el apoyo de 18 de Segunda y acepta nuevas incorporaciones sin condiciones hasta mañana, viernes: los contratos se seguirán negociando de forma individual para acabar luego en una hucha común desde la que se redistribuirá el dinero. El segundo, en el que se embarcaron ayer seis de Primera (Sevilla, Villarreal, Athletic, Real Sociedad, Espanyol y Zaragoza), negociará sus acuerdos con los operadores como un todo, colectivamente, al sentir que los intereses de la clase media no son representados por la mayoría, cuyo acuerdo planea denunciar ante el Tribunal de Defensa de la Competencia. El Málaga quedó "en compás de espera", pendiente de ese límite del próximo viernes.

El club andaluz quiere denunciar el acuerdo mayoritario ante Competencia
"Así, el título se da de antemano", dijo Del Nido. "Ganamos más todos", le contestaron
Más información
Apoyo mayoritario a la hucha común
"Madrid y Barcelona perjudican al fútbol español"
El presidente del Sevilla afirma que el título está "vendido" con el reparto del dinero de la televisión

Patxi Izco, el presidente de Osasuna, que habló en representación del grupo encabezado por el Madrid y el Barcelona, abundó en el sentimiento de "incómoda satisfacción" de los firmantes. "Sin ser el acuerdo una maravilla, nos ponía en el camino para conseguir unos objetivos. Si somos capaces entre todos de que ese pastel de la televisión aumente, será beneficioso para todos. Lo ideal sería que estuviésemos los 20 equipos de Primera", dijo sobre el reparto acordado por 31 de los 42 clubes de Primera y Segunda. El Madrid y el Barcelona se dividirán el 34% del total sumado en la hucha común; el Atlético y el Valencia compartirán el 11%; los otros equipos de Primera, un 45%; los 22 de Segunda, un 9%, y un 1%, unos 27 millones, se destinará a paliar el impacto económico del descenso a Segunda. Este último punto, según fuentes de la LFP, estará activo desde este mismo curso y habría sido fundamental para convencer a los integrantes del G-30, los clubes menos poderosos. El conjunto del acuerdo, vigente desde el curso 2015-2016, podría echar a andar una temporada antes si la suma de los contratos pasa entonces de los 650 millones de euros de ahora a 800 millones.

José María del Nido, el presidente del Sevilla, que encabeza con el Villarreal a los equipos discrepantes, lo vio desde el prisma opuesto. "Aseguramos que, con la forma que han elegido de repartir el dinero, el título está vendido de antemano", dijo. "Los dos grandes han ganado 1.500 millones de euros más que el tercero en los últimos 10 años y con este acuerdo, en los próximos seis años, cuatro clubes, Madrid, Barça, Atlético y Valencia, ganarán 1.500 millones más que el tercer clasificado de la Liga, sea el que sea", continuó Del Nido, que ayer, tras dar una vuelta de tuerca a su plan, propuso que los clubes se repartan de forma igualitaria el 40% del total obtenido de las televisiones; el 20%, según la clasificación; el 20%, según las audiencias, y el 20%, en función de la notoriedad de cada equipo, a calcular según variables como el tamaño de su ciudad. "No ha sido posible convencer a la mayoría", admitió; "ahora hay que convencerles de que los ricos de Europa, los clubes ingleses, franceses e italianos, no están en ese sistema".

En esa propuesta, sin embargo, aún caben todo tipo de matices. "Hay mucho tiempo todavía", dijo Fernando Roig, el presidente del Villarreal. "Nos quedan de contrato esta temporada y tres más. En ese tiempo va a haber muchos movimientos. El modelo que propone el Sevilla es el ideal. Es como el de la Premier inglesa, pero la realidad española es otra. Se pueden llegar a otros arreglos porque lograr eso de golpe no sería posible", agregó, y puso ejemplos: "Los equipos que estaban en ocho, nueve o 10 millones al año duplican sus ingresos con la propuesta del Madrid y el Barcelona. Eso es respetable, pero, si queremos una Liga fuerte, los que participemos en Europa, los de la parte media alta de la tabla, necesitamos un diferencial".

¿Por qué no acepta la propuesta del Madrid y el Barça? "Porque yo no quiero que me encasillen, que me digan lo que tengo que ganar durante los próximos seis años [marco de vigencia del acuerdo mayoritario, que permite la desvinculación tras los tres primeros], sin siquiera la posibilidad de discutir... No lo admito", explicó. "Las diferencias, así, son abismales. Ahora, el Villarreal gana entre 30 y 35 millones. Con el modelo del Madrid y el Barça, vendría a ganar lo mismo. Con el nuestro ganará lo que se gane en el terreno de juego".

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS