Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Apoyo mayoritario a la hucha común

Trece clubes de Primera y 18 de Segunda acuerdan unir el dinero de las televisiones y redistribuirlo - El contrato entraría en vigor el curso 2014-2015 si sumaran 800 millones

La mayoría de los clubes de Primera y Segunda firmaron ayer en el hotel Eurostar, de Madrid, un contrato que cambiará el reparto del dinero obtenido con los acuerdos televisivos a partir del curso 2015-16. Trece clubes de Primera (todos menos Sevilla, Villarreal, Espanyol, Athletic, Real Sociedad, Zaragoza y Málaga), además de 18 de Segunda (todos menos Villarreal B y tres que probablemente firmarán antes del viernes: Celta, Betis y Girona) acordaron que seguirán negociando individualmente sus contratos para luego sumarlos a una caja común desde la que se redistribuirá el dinero. Si para el verano previo a la temporada 2014-15 esa caja común alcanza los 800 millones, el acuerdo se activará un curso antes. Eso supondría que los clubes habrían conseguido que la suma de sus contratos pasase de valer los 650 millones actuales a esos 800. El Sevilla dará hoy voz en la sede de la Liga de Fútbol Profesional a una opción alternativa.

Ningún equipo podrá cobrar ocho veces menos que el Madrid y el Barcelona

Athletic, Espanyol, Málaga, Real Sociedad, Sevilla, Villarreal y Zaragoza, disconformes

Este es el acuerdo mayoritario. El Madrid y el Barcelona se repartirán el 34% del total sumado en la hucha común; el Atlético y el Valencia compartirán el 11%; los otros 16 equipos de Primera se dividirán un 45%; los 22 de Segunda, un 9%, y un 1%, unos 27 millones, se destinará a paliar el impacto económico que sufrirán los equipos que desciendan de la máxima categoría a Segunda. Ese dinero contra el descenso, sin embargo, se repartiría atendiendo a varios criterios todavía por matizar: que no haya deudas entre clubes (se destinaría a cubrir los impagos del descendido); o, por ejemplo, que el club que descienda tenga una larga historia en Primera (el impacto, según los negociadores, sería mayor).

¿Por qué es un acuerdo revolucionario? Porque, según fuentes presentes en la reunión, para que entre en vigor todos los clubes deben cobrar más que el año anterior. Porque ningún equipo podrá obtener ocho veces menos dinero que el que más se lleve (el Barcelona y el Madrid) cuando ahora había clubes que lograban 11 veces menos que el mejor retribuido, según los firmantes. Porque los clubes se garantizan, según sus directivos, un mínimo de entre 22 y 25 millones. Porque el Madrid y el Barcelona, que sumaban entre el 44% y el 47% del total, pasarán a cobrar el 34%. Y porque el Valencia y el Atlético, que pesaban un 13%, no pasarán ahora del 11%.

Los equipos que no han firmado el acuerdo mayoritario tienen hasta el viernes para hacerlo. Si quieren sumarse pasada esa fecha, tendrán que lograr un 66% de apoyos entre los miembros. Hoy por hoy, ese es el caso de Sevilla, Villarreal, Espanyol, Athletic, Zaragoza, Málaga y Real Sociedad, en Primera; y de Villarreal B, Celta, Betis y Girona, en Segunda.

El Sevilla, que es el que defiende con más fuerza la posición minoritaria, querría que el 50% de los derechos se repartiera de forma igualitaria entre todos los equipos de Primera; el 25%, según la audiencia que genere cada equipo, y el otro 25%, dependiendo de los resultados deportivos obtenidos en las cuatro últimas temporadas. Esa postura supone un cambio de su propuesta previa: el 40% del montante global repartido entre todos los clubes de forma igualitaria y el 60% restante en función, por ejemplo, de la audiencia o los resultados, un modelo parecido al italiano.

Nada impide que las dos opciones convivan si no se alcanza un consenso. Los clubes que no se sumen al acuerdo mayoritario, sin embargo, no se beneficiarán de la ayuda contra el descenso.

¿Cómo lograrían los clubes que el valor de sus contratos aumentara de 650 a 800 millones? "Trabajando mucho y yendo de la mano de los operadores y las agencias, de todos aquellos que medien entre nosotros y los espectadores", contaron fuentes presentes en la reunión y pertenecientes al grupo impulsor del acuerdo. "Esos 800 millones, además, incluyen a los 42 equipos de Primera y Segunda, por lo que habría que restar la parte proporcional de los clubes que no firmen el acuerdo". ¿Se suprimirá el partido en abierto, que distingue el modelo español del italiano o el inglés, que son de pago? "Hay muchas sugerencias y tendremos que ir paso a paso. Nuestra intención es continuar trabajando para convencer a todos los clubes. Todos los que hemos firmado estamos incómodamente satisfechos porque todos hemos cedido", siguieron. "Queremos convencer a los que no han firmado de que la única manera de avanzar, de influir en el desarrollo del acuerdo, es desde dentro, no desde fuera".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de noviembre de 2010