Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:MUNDIAL DE F-1 | Un título para el mejor equipo

"Lo siento por todos"

Alonso, que rompió a llorar, reconoce que los Red Bull fueron "mejores"

La carrera había sido difícil para Fernando Alonso y para Ferrari. Las cosas no habían salido como todo el mundo esperaba y un título que parecía en el bolsillo tras la clasificación del sábado se esfumó por un error de estrategia. El ambiente era tenso en los pabellones de La Scuderia. No es la primera vez que viven una situación similar y el propio Luca Cordero de Montezemolo, el presidente de Ferrari, lo recordó frente a la puerta de su equipo. "Hemos luchado 12 veces en los últimos años por el título en la última carrera. Unas hemos ganado y otras hemos perdido. Pero siempre nos queda el orgullo de comprobar que la gente de Ferrari ha seguido luchando hasta la conclusión".

"Es peor perder cuando sí tienes el mejor coche, como con McLaren en 2007"

"¿Por qué no tuviste esta agresividad en todas las carreras?", le espetó a Petrov

Tal vez el equipo necesitara eso en aquellas circunstancias. Pero la decepción fue mayúscula. Las caras no se animaron. Los ingenieros y los mecánicos se daban golpes de ánimo en la espalda y buscaban una complicidad indispensable para levantar el ánimo. Estaban hundidos. Y entonces apareció Alonso en aquella sala llena de ordenadores, con los ingenieros buscando explicaciones a la derrota, y todos dejaron sus tareas para aplaudir a su primer piloto. Alonso se emocionó, se desplomó anímicamente y lloró. "Cuando te bajas del coche y te enfrentas a la situación en tu habitación, te cambias y te tranquiliza pensar que has hecho todo lo que has podido", reflexionó el español; "pero luego, cuando ves a los demás, las emociones son mucho más fuertes. Sabes todo el trabajo que han hecho, los momentos que has compartido con ellos, las ilusiones que se han esfumado... Pero volveremos a intentarlo el año que viene".

Eso no es lo habitual. Alonso llora muy pocas veces porque le cuesta mostrar sus emociones. Hace poco tiempo declaró que ni se acordaba de la última vez que su padre le había abrazado. "No somos muy dados a todo eso", comentó. Pero en Ferrari parece haber encontrado un ambiente mucho más cálido de lo que podía esperar. "Lo siento por todos ellos", comentó; "ahora mismo estoy triste. Tenía opciones de ser campeón. Las perdimos. Pero en dos horas la sensación cambiará. Lo veré desde otras muchas perspectivas. Llegar a grandes equipos es un reto. Tienes que caer de pie. Y eso fue lo que me ocurrió. Desde el primer momento pude trabajar a gusto y la relación me resultó muy fácil. Tal vez por eso hicimos un campeonato muy por encima de las expectativas iniciales. Hace cuatro meses nadie pensaba que estaríamos disputando el título hasta la última carrera".

Todos en Ferrari coincidieron en que cometieron un error cuando decidieron prevenirse de Mark Webber y se olvidaron de Sebastian Vettel. "Sí, fue un fallo marcar a Webber con los dos coches", comentó Stefano Domenicali, director de la escudería; "pensábamos que los neumáticos blandos que llevaba Alonso podían degradarse muy rápidamente y que ello le haría perder la ventaja que tenía sobre Webber, que ya había cambiado a duros. Pero luego Petrov y Rosberg nos demostraron que estábamos equivocados. Alonso estuvo fantástico todo el campeonato y también en esta carrera, positivo siempre, empujando constantemente al equipo. Y nosotros somos Ferrari y estamos condenados a vencer".

Durante la carrera, Alonso vivió con impotencia la falta de velocidad del F10 para superar a Petrov. Veía que el título se le esfumaba entre las manos, pero siempre estuvo esperando un error o un fallo mecánico del coche de Vettel. "En la última vuelta, estaba en la curva 11 cuando vi por una pantalla que Sebastian estaba cruzando la línea de llegada. Entonces sí di el título por perdido". Hasta aquel momento, había intentado adelantar al ruso y se había salido de pista dos veces intentando provocar su error. Cuando concluyó la carrera, ajustó su coche al lado del Renault de Petrov y le espetó: "¿Por qué no has demostrado esta misma agresividad en todas las carreras?".

La temporada acabó mal, pero Alonso repitió de nuevo el mismo discurso de Corea del Sur. "No he ganado mi tercer título, pero 2010 ha sido el mejor año de mi carrera profesional. En lo referente a la motivación, la conducción y las vivencias en el equipo, nunca había sentido algo similar. Me quedan muchos años en la fórmula 1 y estoy en el equipo idóneo para ganar carreras y títulos. Si en mi primer año ya he estado ahí hasta la última carrera, en los próximos, en los que ya estaré totalmente integrado, seguro que tendremos más posibilidades de ganar".

Sin embargo, Alonso elogió tanto a Vettel como a Red Bull. "Si Red Bull ha ganado es porque ha tenido el mejor coche", reconoció; "y Vettel ha demostrado que es el más rápido. La prueba más evidente es que ha logrado 10 veces la pole position. Y eso no es nada fácil". Estos argumentos le sirvieron para una última reflexión. "Es peor perder el título cuando sí tienes el mejor coche, tal y como nos ocurrió en McLaren en 2007. Ahora es evidente que los Red Bull son mejores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de noviembre de 2010