Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:EP3 - EN PORTADA

Sobrevivir a Harry Potter

Talentosa, sensata... y liberada. Finalizado el rodaje de la saga Harry Potter, Emma Watson, la actriz mejor pagada de Hollywood quiere que alguien le diga "qué es lo que me conviene".

Talentosa, sensata... y liberada. Finalizado el rodaje de la saga Harry Potter, Emma Watson, la actriz mejor pagada de Hollywood quiere que alguien le diga "qué es lo que me conviene".

Todavía te falta para ser Audrey Hepburn, querida". Al flemático padre de Emma Watson no le turbó el nuevo peinado de la pequeña Hermione. Al resto del mundo, sí. Su corte a lo garçon hizo correr ríos de tinta. Como cada uno de los movimientos de esta actriz británica que ha pasado de los 10 a los 20 años en el ojo público. Ha salido airosa, apenas hay nada escandaloso en una adolescencia escrutada bajo el microscopio mediático (un ex novio músico, unas fotos bebiendo cerveza, ¡un tatuaje temporal en Glastonbury!).

El día 19 se estrena Harry Potter: Las reliquias de la muerte I, el principio del fin de la saga (para la II habrá que esperar a verano de 2011). 30 millones de dólares embolsados en 2009 la convirtieron en la actriz mejor pagada de Hollywood. La vida tras Hogwarts pasa por la prestigiosa Universidad de Brown (EE UU), donde Emma decidió estudiar lejos de casa a pesar de haber sido admitida en Cambridge. Encantadora y sensata, se ovilla en el sillón quitándose importancia en cada respuesta. Se nota que no se cree Audrey Hepburn.

EP3. ¿Por qué te cortaste la melena?

Emma Watson. Nunca pude hacerlo por contrato. Tampoco ponerme morena, pintarme las uñas [las lleva burdeos], hacerme piercings [ninguno a la vista]. No tuve la libertad de experimentar sin ser juzgada, así que ahora me estoy resarciendo.

EP3. ¿Hay una Emma rock and roll?

E. W. Me gustan los dardos y la cerveza.

EP3. ¿Asusta ser una niña prodigio?

E. W. Desde el principio publicaron artículos sobre los peligros que nos acechaban, comparándonos con ese niño de Oliver Twist que acabó alcohólico. Mi experiencia dista del tópico; no crecí en Hollywood. Rodábamos en un hangar que se caía a trozos en medio de Watford. Nada glamuroso.

EP3. ¿Qué te dijeron en casa cuando dijiste querías ser artista con nueve años?

E. W. A mis padres no les interesa el cine, prefieren pescar o leer. En casa actuar era algo frívolo. Son abogados.

EP3. ¿Cómo ha cambiado Hermione?

E. W. Ya es una mujer, ha hecho grandes sacrificios. Sigue siendo sensible, pero reparte leña y eso mola.

EP3. ¿Lloraste el último día de rodaje?

E. W. Mogollón. Pero estoy lista para seguir adelante.

EP3. ¿Hacia dónde?

E. W. Lo intento averiguar. Todos me dicen: "Haz lo que más te apetezca". ¡Argh! ¡Quiero que alguien me diga lo que me conviene, por favor! Creo que tengo instinto, así que me fiaré de mis tripas.

EP3. ¿Cómo llevas la fama en el campus?

E. W. Tiene sus retos. No pasa un día sin que me mencionen Harry Potter, pero yo nunca imaginé mi vida sin ir a la universidad. Siempre quise ir. ¿Por qué sonríes?

EP3. Supongo que muchos veinteañeros sueñan con ser ricos y famosos, no con ir a la universidad.

E. W. A mí me sacaron de mi vida a los nueve años. Un entorno normal, una vida cotidiana es de lo más atractivo. Siempre queremos lo que no tenemos. Me gustaría ser más hedonista, pero soy una adicta al trabajo: mi problema es cómo divertirme.

EP3. ¿Cómo ves a tu generación?

E. W. Estamos un poco perdidos, no tenemos nada contra lo que rebelarnos, somos demasiado libres y entre tanto que elegir nos pasamos el tiempo dilucidando el camino correcto.

EP3. Tú lo tienes más crudo, porque además de actuar, cantas y pintas. Según tu web, tus pintores favoritos son Egon Schiele, Francis Bacon, Lucien Freud. ¿Es tu estilo tan intenso?

E. W. No tan oscuro, solo un poco. Y solo pinto para mí misma. Expresiones, gestos...

EP3. Escuchas a Joni Mitchell y Tom Petty.No parece que hayas nacido en 1990...

E. W. No me gusta mucho la música actual, hay demasiadas canciones sobre cómo conseguir una mamada y tonterías por el estilo. Si miras las letras de las listas de éxito ¡son ridículas! No sé, mi padre es mi gran influencia musical.

EP3. Lo normal es que a uno no le guste la música que le gusta a sus padres.

E. W. ¡Lo sé! Es que yo, simplemente, no tengo una vena rebelde. Es agradable escuchar a Joni Mitchell con mi padre. Estás pensando que soy una ñoña, ¿verdad?

EP3. No. Estaba pensado qué bien tener una hija así de mona con la que escuchar Van Morrison o lo que sea.

E. W. ¡Me encanta Van Morrison!

EP3. ¿Tu primera entrevista fue a los...?

E. W. Diez años. Estaba muy nerviosa y me moría por agradar. Ahora no busco tanto la aprobación de los demás.

EP3. Siendo tan joven, dulce, guapa, talentosa, tan sensata y tan millonaria, ¡danos una razón para no odiarte!

Watson ríe abiertamente echando la cabeza hacia atrás mientras se agarra la delicada nuca desnuda con las dos manos y se le escapa el primer exabrupto de la entrevista. Un monísimo "oh, gosh!". Algo así como "¡ostras!". "¿Nado fatal?", se atreve. No cuela. "Soy muy tímida y nerviosa", continúa, "y soy muy dura conmigo misma. Mmm, no sé, soy como cualquiera; lucho por ser feliz".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de noviembre de 2010