Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida la directora de una perrera por sacrificios irregulares

Está acusada de cobrar por incinerar mascotas que acababan en la basura

Agentes del Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil detuvieron en la mañana de ayer en Torremolinos (Málaga) a C. M., directora de la asociación "Parque Animal", dedicada a la protección de los animales domésticos. Según distintas fuentes, la detenida está acusada sacrificar de forma "poco digna" a parte de los animales que habitaban en la asociación. También se investiga si la asociación cobró por incinerar los cadáveres de las mascotas cuando supuestamente se deshizo de los cuerpos arrojándoslos a un vertedero, algo prohibido por la ley. La investigación, que se inició hace tres meses, sigue abierta.

Aunque en la fiscalía malagueña y en la Guardia Civil solo confirmaron el arresto de C. M., la máxima responsable de "Parque Animal", otras fuentes señalan que el número de detenidos se eleva a tres. La protectora torremolinense fue fundada en 1996 sobre unos terrenos municipales y se financia con donativos de sus socios. El centro dispone de algunas de las mejores instalaciones de la provincia, según Antonio Moreno, portavoz del Colectivo Andaluz contra el Maltrato Animal. Moreno calificó a C. M. como "una gran amante de los animales".

Parque Animal no ha sido "nunca" objeto de "queja oficial" ante el Colegio de Veterinarios de Málaga, según confirmaron fuentes de esta corporación. El colegio sólo ha recibido quejas "oficiosas" de competencia desleal, ya que ofrecía servicios veterinarios, como limpiezas bucales o castración de animales, a precios inferiores al mercado. Este periódico trato, sin éxito, de contactar con la protectora.

El sacrificio de los animales en instituciones protectoras y el tratamiento de sus restos son objeto de un protocolo muy estricto. Tras recoger al animal, los veterinarios deben esperar al menos 10 días antes de sacrificarlo -previamente anestesiado- mediante inyección letal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de noviembre de 2010