Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Hacer negocios en dos minutos

El formato de citas rápidas para solteros recala en el mundo de la empresa

Para triunfar en el speed dating, la clave es la misma que en la buena publicidad: en el menor tiempo posible tienes que vender un producto y lograr que el mensaje genere en la mente del que te escucha el mayor impacto posible. La diferencia es que lo que vendes es a ti mismo. Citas rápidas. De dos minutos. Se han puesto de moda en algunos bares: solteros y solteras se apuntan. El local prepara muchas mesitas y una campana. Cada vez que suena, las mujeres se quedan en su mesa, pero los hombres cambian a otra. Tienen dos minutos para conocerse. "¿Cómo te llamas?". "¿En qué trabajas?". "¿Tienes hobbies?". "¿Hijos?". Al grano. En un par de horas, 60 posibles compañeros de vida o de juerga. ¿Y si se pudieran encontrar 60 socios? ¿O 60 clientes? Las empresas se apuntan. Negocios rápidos. En dos minutos.

EADA organiza el 'Speed networking': 40 directivos se conocen en una hora

"La gente se vuelve más eficiente a la hora de definirse", dice la escuela

Los bares, las copas y la media luz deja paso a los salones asépticos de un hotel de lujo con luces fluorescentes. Nada de lentejuelas. Se impone la corbata y el traje de chaqueta. Es el evento Speed networking de la escuela de negocios EADA.

"Hemos organizado dos grupos, cada uno dura una hora. En el primero hemos convocado a directivos que buscan un trabajo o que quieren mejorar su posición. En el grupo hay escondidos varios headhunters [cazatalentos que buscan fichar directivos]. Pero nadie sabe quién es quién", explica Olga Milián, impulsora del acto de EADA. Dos salas. 80 personas en cada una. Se sientan en una larga mesa como si se tratara de una boda. Cara a cara. Cuando la responsable de organización (con un cronómetro en la mano) toca un silbato, los del lado derecho empiezan a hablar con quien tienen delante. Otro pitido y habla el de enfrente. Dos y cambian al sitio de su derecha.

"Me llamo Elena, soy experta en recursos humanos. Trabajo para una inmobiliaria, pero, la verdad, está al borde de la desaparición. Así que busco nuevos retos", cuenta una chica esbelta, en la treintena, con un tono de voz que deja entrever una seguridad pasmosa. Tiene dos minutos. Su objetivo es que si quien tiene delante es un headhunter, le fiche. Si es otro colega, que al menos la recuerde. El mundo es pequeño. Quizá un día él esté en una empresa y busque a alguien con su perfil.

"Este evento además tiene una finalidad formativa: la gente tiene que saber venderse rápido. En dos minutos no puedes andarte por las ramas. Tienes que saber muy bien cómo definirte y qué quieres encontrar", razona Milián. La práctica ayuda. Muchos de los participantes empiezan mal. No les cunden los dos minutos. Sin embargo, cuando llevan 15 citas dominan la concisión. Un máster en cómo causar buenas primeras impresiones.

Dos horas después, en el mismo escenario de Barcelona, se celebra la sesión para directivos en activo. Nadie busca trabajo. Van al speed networking para hacer negocios. Contactos. Redes. Cincuenta personas que quieren encontrar proveedores o vender su producto a empresas que los busquen. Ejecutivos de consultorías que buscan a quién aconsejar. Directivos de empresas de telecomunicaciones que necesitan un socio de recursos humanos para buscar talento... Todos son ex alumnos de EADA.

Al abrir la puerta de la sala, el ruido es atronador. Recuerda a las imágenes de Wall Street en hora punta con todos los operadores comprando y vendiendo. El sistema es el mismo: suena un silbato y tienen dos minutos para hablar con el de enfrente. Se intercambian tarjetas. Muestran papeles con esquemas y hablan rápido. Apretón de manos al final. ¿Habrán conseguido un cliente? Al menos han colocado medio centenar de tarjetas entre sus colegas.

No solo esta escuela de negocios ha considerado que las citas rápidas tienen mucho recorrido en el mundo del business. También su competidora ESADE le ha encontrado aplicaciones. En su caso, la escuela reunió la semana pasada a gente con buenas ideas y estudiantes de su MBA con ganas de crear un plan de negocios.

"En el MBA [máster en administración de negocios], a los alumnos se les exige que desarrollen un plan de negocio para una idea empresarial. El problema es que deben encontrar la idea. Y la cuestión es que también existen personas con una idea, pero sin plan de negocio. Para juntarlos, organizamos el Innovation speed dating", cuenta Joan Riera, profesor del departamento de política de empresa de ESADE. Hay científicos, ingenieros o emprendedores que tienen la semilla de un negocio. Pero no saben llevar adelante su gestión en un plano empresarial, con plan financiero o de marketing, por ejemplo.

En una sala, 19 de estos innovadores con ideas se instalaron en su pequeño rincón. Una mesita, dos sofás y una pantalla. Los grupos de estudiantes, de 40 nacionalidades y todos con experiencia empresarial, visitaban estos estands. En dos horas debían conocer los 19 proyectos. Y los dueños de los proyectos conocerlos a ellos. "Si los alumnos descubren que la idea que les presentan tiene potencial, pueden pedir hacer su plan de negocio. El dueño de la idea, en tres meses, recibirá el plan profesional sin coste. Trabajarán juntos ese tiempo y luego, a veces, puede que surja una colaboración profesional más allá", explica el profesor. Un flechazo empresarial.

Un producto llamado CEC, de la firma Vertisub, participó en esa feria rápida. Es un sistema de control para espacios confinados. Es decir, una especie de pulsera que se pondrían, por ejemplo, los mineros. Controla todas sus constantes vitales y permite saber desde fuera si todo va bien. "En la empresa, la mayoría son ingenieros. Hallar un grupo de alumnos de ESADE que nos hagan un plan de negocio supone una gran ayuda, porque ellos dominan sobre todo lo que tiene que ver con estrategia y marketing", dice Martin Fruns, responsable del producto. "Cuando tengamos en plan en las manos, lo usaremos. Será útil, sobre todo porque las personas que lo realizarán son de varios países, y eso nos puede ayudar a ver sus posibilidades en mercados extranjeros", asegura. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de noviembre de 2010