Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:MUNDIAL DE F-1 | Gran Premio de Brasil

Alonso pierde el paso

El español, el único que puede ganar hoy el Mundial, partirá desde la tercera línea y por detrás de Vettel, Webber y Hamilton, sus rivales - Hulkenberg sorprende bajo la lluvia con su primera 'pole'

La situación en la parrilla no es la más deseada para Fernando Alonso en el Gran Premio de Brasil (17:00 horas, La Sexta y Autonómicas). Jugándose como se juega el título mundial, el planteamiento era partir desde la primera línea o, al menos, desde la segunda. Pero el español lo hará el quinto, desde la tercera, y delante tendrá a todos los rivales que todavía luchan con él por el título. La pole position la logró un novato, Nico Hulkenberg, que aprovechó la lluvia y la humedad de la pista de Interlagos para ofrecer a su equipo, Williams, la primera pole en los últimos cinco años. En la primera línea le acompañará otro alemán, Sebastian Vettel, mientras que el segundo Red Bull, el de Mark Webber, ocupará el tercer puesto, justo por delante del McLaren de Lewis Hamilton.

La única ventaja de Alonso es que saldrá por la parte limpia de la pista

"En carrera será muy difícil adelantar. La salida será crucial", explicó el español

A Alonso le queda mucho trabajo. Pero cuenta con una ligera ventaja: saldrá por la parte limpia y, según indican todas las previsiones, con la pista seca. Eso puede darle la posibilidad de adelantar varias posiciones en la salida, al igual que a Webber, que partirá justo por detrás de Hulkenberg. A Vettel y a Hamilton, arrancar desde la parte sucia podría pasarles factura. "Sí, es cierto que esto nos va a ayudar un poco", comentó Alonso. "Pero hay muchos intereses en juego. Mi objetivo es acabar por delante de Webber para ampliar mi ventaja en el Mundial, pero el de Vettel y Hamilton es mantenerse delante de mí. Y en medio está un hombre que no cuenta para nada, como Hulkenberg. Veremos cómo se gestiona todo esto en la primera curva".

La sorpresa de Hulkenberg en su último intento fue mayúscula, porque en las dos tandas anteriores y en el primer intento de la tercera no había entrado en los pronósticos. La batalla siempre estuvo focalizada entre los dos Red Bull y el Ferrari de Alonso. Entrada la tercera tanda ya se vio que el español no estaba a la altura de Vettel ni de Webber, y, menos aún, a medida que la pista se iba secando.

"En realidad nos conviene que llueva, porque eso nos permitiría estar al nivel de los Red Bull. En seco, ellos son superiores", habían comentado internamente en Ferrari. Sin embargo, cuando Alonso mejoró su mejor primer parcial en su último intento se vislumbró una luz de esperanza.

Sus tiempos, sin embargo, cayeron en el segundo y en el tercero cuando el piloto asturiano perdió la línea de trazada en algún punto y todo se esfumó.

"Vistas las circunstancias de la clasificación y el peligro real que teníamos de quedarnos fuera en la en la primera o la segunda tanda como le ocurrió a Button, ser quintos en la parrilla es para estar contentos. Al final, había sólo 10 centímetros de pista seca y todo lo demás seguía mojado", agregó Alonso. "Todos clasificamos con configuración de seco porque en la carrera no habrá lluvia y en estas condiciones, Red Bull nos saca más de 10 kilómetros por hora de velocidad punta, y McLaren algo menos. Por tanto, en carrera será muy difícil adelantar. Lo que ocurra en la salida y en las primeras curvas será determinante".

Nadie cuenta, sin embargo, con Hulkenberg. Ayer tuvo su día de gloria, una jornada para reivindicarse ante el mundo y mostrar que a los 23 años tiene un futuro esperanzador. Nacido en Emmerich (Alemania), despuntó en el karting y fue campeón de Alemania en 2003, fecha en que le ocurrió algo realmente trascendente: Willi Weber, ex representante de Schumacher, le ofreció sus servicios. Después, el piloto siguió ganando títulos en la F-BMW, en la F-3 europea y el año pasado en la GP2. Pero al final fue la mano de su representante la que le abrió la puerta de Williams, primero como probador y a partir de esta temporada como piloto oficial.

Ayer, Hulkenberg hizo lo más grande que se le conoce hasta ahora en F-1. Nunca había logrado la primera posición en la parrilla. Sus mejores resultados fueron un sexto y un séptimo puesto en Hungría y en Italia. Su nombre sonó con fuerza. Pero es muy probable que hoy desaparezca de la pantalla superadas las primeras curvas. "No creo que nos moleste mucho", indicó Alonso fuera de micrófono al concluir su conferencia de prensa. La batalla no va con él. El centro de atención estará en ver qué ocurre entre los dos Red Bull, Alonso y Hamilton. Todo lo demás, debería ser secundario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de noviembre de 2010