Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerra de depósitos acelerará las fusiones

Los bancos y cajas parecen haberse vuelto locos. Conceden préstamos al 2% y anuncian depósitos al 4% o más. El resultado es un negocio a pérdidas. Todos denuncian esta situación, pero siguen participando. El Banco de España advierte de que es un juego sin ganadores a largo plazo porque se debilita la solvencia del sistema, y si alguno cae, todos pierden. Alfredo Sáenz, número dos del Santander, ha calificado la guerra de "desquiciante". El BBVA considera inaceptable que entidades con ayudas públicas sean las que más pagan. En el Popular se preguntan: "¿Cómo van a devolver el dinero del Estado si no generan ingresos?". Esa es la gran cuestión. Sin embargo, ninguno se quiere rendir. Incluso en el mercado se especula con que el Santander podría reabrir la batalla con un producto de alta remuneración. Los más veteranos recuerdan que en 1993 sucedió algo similar y el conflicto acabó en un fin de semana. El Banco de España llamó a todas las entidades "aconsejándoles" que no siguieran por este camino. "El lunes siguiente se arrancaron los carteles de las sucursales. Fin de la guerra. El problema es que hoy el supervisor no actúa así", apunta un veterano ejecutivo.

Las entidades no quieren suicidarse, sino poder hacer frente a los vencimientos de su deuda. Sin embargo, las más débiles pueden morir en el intento. "Es como el oxígeno y la comida. Alimentarse es fundamental, pero lo primero es respirar. Necesitan la liquidez como el aire, aunque pueden acabar destruyendo la solvencia", apunta un experto. La alta remuneración de los depósitos acabará con los márgenes de las entidades, es decir, con los ingresos. No podrán cubrir los gastos y las provisiones, que cada vez serán mayores por el deterioro de la morosidad y la normativa más exigente. Al final llegarán las pérdidas y el capital será insuficiente. Volverán las fusiones como la única solución. "El deterioro de las cuentas se puede acelerar y será necesario vender participaciones industriales y negocios rentables con cierta prisa para pagar los despidos y los cierres de sucursales", apunta José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney.

Entre junio de 2010 y junio de 2012, las entidades financieras mundiales tienen vencimientos por cuatro billones de euros, según el FMI. Solo las españolas necesitarán entre 141.000 millones y los 216.000 millones, hasta diciembre de 2011, según Analistas Financieros (AFI). Malas noticias para bancos medianos y cajas. Hasta ahora la batalla la ganan los bancos, con la captación de 21.000 millones en inversión a plazo, mientras que las cajas han visto cómo se fugaban 25.900 millones, según datos de AFI.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de noviembre de 2010