Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía urge una ley gallega de mediación que reduzca los conflictos que van al juzgado

En estos tiempos de cambios en la que está inmersa la justicia, jueces y fiscales gallegos inician el año judicial con "expectativas e incertidumbres" pero también con demandas concretas: medios tecnológicos, una ley gallega que regule la mediación extrajudicial y centros para menores delincuentes. "Hay una necesidad inaplazable de cambios", destacó el presidente del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, Miguel Ángel Cadenas.

Y las reformas ya en marcha con la nueva planta judicial y la demarcación "reclama imperativamente una innovación, una readaptación tecnológica so pena de alcanzarse una situación de ineficacia o parálisis funcional", reclamó ayer ante las autoridades gallegas congregadas para la apertura oficial del año judicial. Mientras Cadenas circunscribió su discurso a una reflexión filosófica sobre las inquietudes e interrogantes de los cambios en la Administración judicial, el fiscal superior de Galicia, Carlos Varela, incidió en demandas concretas y "urgentes" para ayudar a resolver "el deficiente modelo organizativo y de gestión" que padecen los saturados órganos judiciales de la comunidad autónoma.

Urge, reclamó de nuevo Varela, una ley gallega de mediación, una vía para solucionar conflictos alternativa al sistema judicial tradicional -una sentencia sin acuerdo entre las partes- que ya se está ensayando con éxito en Santiago y pronto se extenderá a Ourense y A Coruña. "En época de crisis económica, la opción de mediación intrajudicial que se realiza no fuera sino a la sombra de un tribunal es una decisión que, además de permitir el ahorro de recursos, debe formar parte de la política de Estado, especialmente cuando Xunta y ministerio están inmersos en un proceso de modernización de la justicia", subrayó Varela.

Urgente es también la necesidad de crear en Galicia centros para diagnóstico y tratamiento de menores que padecen trastornos de comportamiento que originan sucesos violentos en el ámbito familiar, reclamó la fiscalía. Y en el ámbito de la justicia infantil, agregó, también se debería potenciar los equipos de mediación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de octubre de 2010