Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CC OO y UGT preparan un otoño caliente contra la reforma laboral

Los sindicatos convocan movilizaciones hasta fin de año

Otoño arrancó con la huelga general. Y visto que "el conflicto social sigue abierto", UGT y CC OO han decidido aumentar la temperatura conforme se acerca el invierno. Dicho de otra forma, más protestas. En noviembre y diciembre, ligado también al bloqueo de la negociación colectiva (solo se han firmado el 11% de los convenios de 2010), habrá huelgas, paros y concentraciones. La espiral culminará el sábado 18 de diciembre en manifestaciones "masivas" en las capitales autonómicas.

A los líderes de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, y UGT, Cándido Méndez, no les basta con el cambio de ministros. "El Gobierno cometería un grave error si pensara que estaba haciendo las cosas bien y solo las explicaba mal", atacó Méndez. De ahí, que el paso que ahora exijan sea la marcha atrás de la reforma laboral, la rectificación de la política económica y una reforma de pensiones que se olvide de retrasar la edad legal de jubilación. Todo un giro copernicano en la política económica del Gobierno.

Poco confían los sindicatos en que el desarrollo reglamentario de la reforma laboral atenúe sus contenidos. Y para echarla abajo recogerán firmas para una iniciativa legislativa popular. "Una ley se cambia con otra", argumentan.

Para responder a la demanda de propuestas del presidente del Gobierno, las centrales presentaron ayer un documento donde desglosan sus alternativas de política económica. El capítulo más destacado hace referencia a impuestos. UGT y CC OO piden recuperar el impuesto de patrimonio y sucesiones, más control de la economía sumergida, aumento de IRPF en las rentas altas y del IVA a artículos de lujo... "Si en 2007 [la presión] estaba 3,8 puntos por debajo de la media [de la UE], en 2009 el diferencial se dispara hasta 9,5 puntos", explica el documento.

De aplicarse estas medidas, explicó Toxo, España estaría en disposición de mejorar la política social. Según sus cálculos, más de un millón de personas necesitan ahora asistencia social y en 2011 la necesitarán un millón más.

En consonancia con esto ycomo gesto a los sindicatos, ayer el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, anunció que el Gobierno quería prorrogar en febrero la paga de 426 euros al mes para los parados que no tengan prestación o subsidio. No obstante, un par de horas después, a las nueve y media de la noche, el mismo departamento puntualizó que esta prórroga estaría sujeta a la disponibilidad presupuestaria y que sería objeto de conversaciones en el diálogo social.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de octubre de 2010