Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La maniobra de Gómez contra Castro reabre la herida entre los socialistas

Cargos que se opusieron al secretario general del PSM temen nuevas presiones

Menos de un mes después de celebrarse las primarias socialistas en Madrid, el PSM vuelve a estar revuelto tras conocerse las presiones que Tomás Gómez ejerció sobre el alcalde de Getafe, Pedro Castro, para que renunciara a la candidatura para las próximas elecciones en su municipio, que gobierna desde 1983. El pulso entre Gómez y el alcalde de Getafe rasga la falsa paz escenificada por los socialistas tras las primarias.

A pesar de que el secretario general del PSM negó ayer "absolutamente" la información publicada por este diario, numerosos dirigentes socialistas que se opusieron a la candidatura de Gómez se han puesto en guardia porque temen nuevas presiones.

El alcalde de Getafe reconoció ayer en la cadena SER que durante la última semana se ha reunido en tres ocasiones con Tomás Gómez y hablaron sobre su candidatura. Castro quiso pasar página sobre lo ocurrido. Fuentes muy próximas al alcalde insisten en confirmar las presiones para que abandonara.

El regidor dijo que el líder madrileño era "el candidato de la derecha"

Las mismas fuentes consideran que "Gómez quería eliminar a Castro porque ha sido uno de los más significados a favor de Trinidad Jiménez durante las primarias. De esta forma, lanzaría un mensaje de autoridad al resto de dirigentes que no le apoyaron". Durante las primarias el regidor madrileño llegó a decir que Gómez se había convertido "en el candidato de la derecha", por lo que fue reprendido por Leire Pajín, anterior responsable de Organización del PSOE.

El pulso ha aumentado la tensión en un partido ya de por sí agitado. En el que las primarias ha abierto una herida que tardará en cicatrizar. "Castro ha sido la primera página de un libro que Gómez quiere escribir", deslizaba ayer un edil socialista. Otros reclaman unidad y aseguran que "a siete meses de las elecciones hay que estar unidos". Pero creen que cuando Gómez elabore las listas electorales, a partir del 23 de enero, eliminará a los cuadros que se opusieron a su candidatura.

Ayer, todos dieron el asunto por zanjado. "No hay ninguna razón para que nosotros tengamos una opinión diferente de Pedro Castro", señaló Gómez. Aunque los dirigentes socialistas que se opusieron a él temen represalias.Una de las razones de Tomás Gómez para exigir la renuncia del alcalde de Getafe fue la pérdida de confianza en él porque considera que le traicionó durante las primarias, según cuentan varios cargos próximos al regidor. El secretario general del PSM negó ayer que presionara a Castro para que abandonara. "Es absolutamente falso. No tengo más que decir", dijo sobre la información publicada ayer por este diario, según la cual le exigió al regidor de Getafe que dejara su puesto a la primera teniente de alcalde del municipio, Sara Hernández.

El alcalde de Getafe recurrió al nuevo secretario general del PSOE, Marcelino Iglesias, para que solucionara el asunto. Iglesias asegura en una entrevista [página 14 de EL PAÍS de hoy]: "He hablado con los dos, con Tomás Gómez y con Pedro Castro y los temas están reconducidos y estoy seguro de que no habrá problemas. Lo aprobado por el comité federal es irreversible". Las palabras de Iglesias dejan en evidencia a Gómez, que niega la existencia de cualquier problema.

Pedro Castro compareció ayer ante los medios. Reconoce que lo ha pasado mal durante los últimos días. Ayer quiso zanjar el asunto: "Mi candidatura ha sido aprobada por el comité local de Getafe sin un solo voto en contra, por la asamblea general de Getafe sin un solo voto en contra, por el comité regional de Madrid sin un solo voto en contra y por el comité federal sin un solo voto en contra". De esta forma, el alcalde dejaba claro que nadie le ha cuestionado en público.

El pulso entre ambos dirigentes socialistas se prolongó durante varios días a pesar de que el comité federal del PSOE confirmó oficialmente, el sábado, la candidatura de Castro. Dos días después, tras una reunión de la Ejecutiva regional del PSM en la que reclamó unidad, Gómez volvió a exigir la renuncia al regidor. Según varias fuentes, el líder de los socialistas madrileños habría esgrimido una encuesta que reflejaba la necesidad de un cambio en Getafe. "La Universidad Carlos III ha hecho encuestas y los datos son afortunadamente favorables. Soy el alcalde de España que más veces ha conseguido la alcaldía, ocho, lo que no es mal aval", precisó ayer Castro para reforzar su postura, y se remitió a las palabras de Marcelino Iglesias, quien quitó hierro a un asunto "que ya está zanjado".

El pasado 14 de octubre varios de los cuadros que apoyaron a Jiménez y se opusieron a Gómez cenaron en el restaurante Edelweiss, junto al Congreso. A la cita asistieron diputados nacionales, parlamentarios regionales y concejales del Ayuntamiento de Madrid. Allí concluyeron que había que trabajar por la unidad hasta las elecciones. Pero, también, acordaron crear un frente común para evitar represalias del secretario general del PSM. Defendieron la idea de que las listas "contengan el 48% de la representación" que lograron en las primaras. Pero en el entorno de Gómez quieren libertad para hacer las listas. La herida sigue abierta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de octubre de 2010