Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:COPA DEL REY | Ida de los dieciseisavos de final

El entrenador industrial

Iñaki Alonso, el técnico del Murcia, ya eliminó al Madrid en 2008 con el Real Unión aplicando principios de gestión empresarial

Hay entrenadores que se inspiran en un predecesor ilustre. Iñaki Alonso se inspiró en José María Amorrortu y en la cooperativa Irizar. Un entrenador y un fabricante de carrocerías de autobuses.

Iñaki Alonso estudió ingeniería industrial. Durante años, este hombre animoso y fornido, inevitablemente armado con un par de gafas, diseñó, coordinó y supervisó sistemas de producción en diferentes empresas. El modelo que más le inspiró fue el de Irizar, famoso por su organización sin jefes, basado en equipos autodirigidos. Esta noche, en La Nueva Condomina, se sentará en el banquillo del Murcia para recibir al Madrid. Tal vez José Mourinho, su homólogo, no lo sepa, pero sus jugadores competirán contra "un sistema de mejora continua", en palabras de Alonso. Un modo de organizar equipos que no le ha dado mal resultado. En 2008 estaba al frente del Real Unión, entonces en Segunda B, cuando eliminó al Madrid de la Copa y le metió seis goles.

"En el fútbol también se trata de formar un equipo de alto rendimiento"

Tal vez Mourinho no lo sepa, pero competirá contra "un sistema de mejora continua"

La carrera de Alonso dio un vuelco con la eliminación del Madrid y el ascenso a Segunda del club vasco. Desde entonces se dedicó exclusivamente al fútbol. "Para mí, entrenar comenzó siendo una afición y ha acabado siendo mi profesión", dice a sus 42 años. "Estoy en excedencia en mi empresa, la consultora Trainers", explica.

"Me especialicé en mejoras de producción", recuerda; "mi área era la selección de personal, los recursos humanos y la gestión avanzada de empresas, la implantación de sistemas de mejora continua y la ingeniería de procesos. Analizar lo que son márgenes de contribución a nivel industrial. Todo lo que tenga que ver con sistemas productivos. En el fútbol es lo mismo: se trata de formar un equipo de alto rendimiento. Cualquier jugador se puede mejorar. Al final, estamos ante un modelo de calidad, simple y llano".

El técnico especifica: "Para mejorar la producción creamos un sistema de competición para los entrenamientos. Cada jugador, cada equipo, se juega algo durante las sesiones preparatorias. El entrenamiento tiene que ser la máxima expresión en cuanto a competitividad para trasladarla luego al partido. No puede ser que el fin de semana nos juguemos tres puntos y durante la semana no nos juguemos nada". "Llevamos la cuenta de todas las pérdidas del balón, las recuperaciones, las segundas jugadas, las faltas...", continúa; "eso nos permite analizar los datos y saber qué jugador ha cometido más pérdidas y por qué y establecer un sistema de mejora con ejercicios específicos. Si tomas una decisión, como no convocar a un jugador, tienes elementos para argumentarlo: 'Chico, mira lo que has hecho esta semana".

"El cruce con el Madrid es una oportunidad para mejorar", advierte Alonso sin dejar de pensar en los sistemas de desarrollo; "nos vamos a enfrentar a uno de los mejores equipos del mundo, con el entrenador de moda o de referencia junto a Guardiola. Intentaremos mejorar y aprovechar esas mínimas posibilidades que tenemos de eliminarles. Explotarlas al máximo con ilusión y ganas. Si se alían todos los astros y el Madrid tiene un día muy malo y el Murcia un día muy bueno, ¿por qué no?".

"Con el Real Irún hice lo mismo", recuerda; "cuando jugamos contra equipos así, al hablar con mis jugadores les recuerdo lo que dijo Dusko Ivanovic: 'Si solo piensas que no les puedes meter mano, es que no tienes nada que hacer'. Solo puedes estar convencido de ganar. Si vas con complejo de inferioridad, estás muerto. Tenemos que intentar crecer como bloque, como conjunto, para anular todos los mecanismos del Madrid. Es una experiencia única y hay que disfrutarla".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de octubre de 2010