Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel investiga a un coronel por una matanza en la guerra de Gaza

El coronel israelí Ilan Malka y otros altos mandos militares son investigados por una matanza de civiles palestinos ocurrida en Gaza el 5 de enero de 2009, durante la llamada Operación Plomo Fundido. El suceso, en el que murieron 21 miembros de la familia Samuni, fue uno de los subrayados por el juez sudafricano Richard Goldstone en un informe para la ONU en el que se acusaba a Israel y a Hamás de posibles crímenes de guerra. Malka fue interrogado ayer por abogados de la Policía Militar.

El diario Haaretz reveló que se investigaba oficialmente por segunda vez la matanza (una investigación anterior concluyó que se habían cometido "errores", pero no delitos) y reconstruyó los acontecimientos, a partir de fuentes anónimas de la investigación y de los testimonios, también anónimos, de cinco soldados israelíes recogidos por la organización Breaking the Silence (Rompiendo el Silencio).

Según la reconstrucción, que coincide básicamente con anteriores informaciones periodísticas, los soldados israelíes ocuparon como puesto de comando una casa de la familia Samuni, en la ciudad de Gaza, y recomendaron a todo el clan que se congregara en otro edificio familiar de la misma calle. En total, unas cien personas quedaron alojadas en ese edificio.

Ramas o misiles

En un determinado momento, varios hombres salieron a recoger leña para calentarse y cocinar. Los soldados israelíes en la zona comprobaron que cargaban haces de ramas. El coronel Malka -cuyo ascenso a general ha sido paralizado- interpretó, sin embargo, a partir de fotografías tomadas por un avión no tripulado, que aquellas ramas eran misiles, y ordenó que un avión bombardeara la casa. Parece probable que Malka recibiera previamente avisos de los soldados sobre la presencia de civiles en la casa y la ausencia de actividades sospechosas.

"Esto parece demostrar que no solo hubo abusos aislados por parte de ciertos soldados en Gaza, sino una estrategia dirigida a minimizar el riesgo para los israelíes sin tener en cuenta las vidas de los civiles palestinos", dijo Yehuda Shaul, director de Breaking the Silence.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de octubre de 2010