Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ERE amenaza a la mitad de la plantilla de la base aérea de Morón

La empresa de mantenimiento ofrece empleo a ciudadanos estadounidenses

La empresa Vinnell de Brown y Root (VBR) empezó a gestionar el mantenimiento de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla) el pasado 1 de agosto. El 7 de septiembre alertó a los 594 trabajadores de un posible Expediente de Regulación de Empleo. Y el miércoles 13 de octubre informó al comité de que pretende extinguir 286 contratos porque está bajando el ritmo de trabajo en la base.

286 es la cifra oficial, tal como confirmó ayer la Junta andaluza, pero VBR lo niega: "El expediente afectará a una parte importante de la plantilla, pero no hay un número aún". También justifica la reducción del personal civil de Morón "porque se ha disminuido la carga de trabajo". Sin embargo, el comité de empresa tiene otros números: 349 vuelos americanos en 2008, 474 en 2009 y 481 en lo que va de 2010. La empresa solo admite "un repunte en agosto" de este año.

Según VBR, las ordenes vienen de arriba. Las fuerzas aéreas de EE UU -responsables de licitar el mantenimiento del recinto militar- advirtieron a las adjudicatarias de todas sus bases en el mundo, que el tráfico aéreo va a disminuir en próximos años. De hecho, el ERE ya se plantea en la última modificación del contrato de VBR, que se realizó en agosto. Lo que no se propone en el documento es reducir la plantilla a la mitad.

Según los sindicatos, en esta misma semana, se ha informado del ERE y se ha iniciado la contratación de trabajadores estadounidenses: cinco militares para labores de limpieza y dos civiles de la misma nacionalidad para el servicio de bomberos. Denuncian que el despido de 286 personas "sirve para poder contratar personal americano".

Desde VBR niegan nuevas contrataciones, pero en su página web (www.vbrspain.com), hay seis ofertas de trabajo de incorporación inmediata. Solo para ciudadanos estadounidenses.

Los sindicatos cuentan que George Newton, director de la empresa, convocó el miércoles a los 17 miembros del comité de empresa para exponerles la situación. La reunión, dicen, duró 15 minutos. Tras 22 años en la base, Ruben Ballesteros, delegado de CC OO, dice que lo que vino después fue "lo peor" que le ha pasado en la vida. Y es que, según afirma, Newton les pidió que informasen a los afectados del ERE. La empresa, cuyo contrato se prolongará hasta 2013, niega tal solicitud, amparándose en que aún no ha decidido a qué trabajadores afecta el ERE.

"Un expediente de regulación no se puede presentar sin los nombres de los afectados", refuta José Manuel Pérez, portavoz del comité de empresa, que iniciará la ronda de negociaciones con VBR el lunes, en Delegación de Empleo. Según como termine el encuentro, el martes plantearán movilizaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de octubre de 2010