Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre asesina a su ex pareja en Getafe y después se suicida

La región acumula cuatro muertes por violencia de género este año

"Esto es horroroso. Es la peor llamada que he recibido en mi vida. Nadie se espera algo tan bestia como esto". Así resumía una amiga de Piedad Torralbo, de 47 años, el crimen que se produjo anoche en Getafe. La mujer perdió la vida tras ser acuchillada por su ex compañero sentimental, Damián Jesús M. C., de 50 años, según apuntan las primeras investigaciones. Instantes después, él se suicidó clavándose un arma blanca. Este homicidio eleva a 31 las muertes violentas registradas en la región en lo que va de año, cuatro de las cuales, incluida esta, son de violencia de género.

Los hechos ocurrieron en el piso bajo D de la calle de Ruiz de Alarnes, en el barrio de San Isidro de Getafe. A las 22.08, el teléfono de emergencias 112 recibía la llamada de uno de los hijos de los fallecidos.La llamada alertaba de que había dos personas muertas por arma blanca en el domicilio. Cuando llegaron los facultativos de una UVI móvil del Summa, encontraron a la mujer tendida boca arriba con varios cortes y puñaladas y, junto a ella, el cadáver del hombre, que estaba apoyado en un costado de la mujer. A su lado había un cuchillo aún ensangrentado.

No existían denuncias previas ni órdenes de alejamiento

Los dos fallecidos habían mantenido durante los dos o tres últimos años una relación sentimental, pero ésta había concluido hacía unos meses. Según varios amigos de la víctima, la mujer había conocido a otro hombre con el que estaba saliendo. El hijo de él, de 23 años, la hija de ella, de también 23, y un hijo de 16 junto al novio de ella, de 22, fueron atendidos por los facultativos del Suma y por sanitarios de Cruz Roja por crisis de ansiedad. Los cuatro fueron trasladados al Hospital Universitario de Getafe, según informó un portavoz de Emergencias 112.

Conocidos de la víctima explicaron que Piedad Torralbo trabajaba desde hacía al menos 10 años en una cafetería del centro de la localidad. Era la encargada y se caracterizaba por ser una persona "muy abierta, encantadora y muy cariñosa. Él ayudaba a veces en la cafetería, sobre todo cuando había mucho trabajo, en especial los fines de semana, o cuando sacaban las terrazas en la temporada de verano". "Ella había roto la relación, estaba con otra persona y lo había dicho abiertamente. Todo el mundo que la conocía lo sabía y estaba muy contenta", explicaron algunos allegados. Éstos también añadieron que ninguno de ellos había comentado que tuvieran problemas previos y descartaron, en principio, que hubiera denuncias entre ambos. "Eran personas muy normales, para nada violentas, por lo que choca mucho más que hayan tenido un final tan desgraciado", añadieron estas fuentes.

Los vecinos de la calle Ruiz de Alarnes se quedaron sorprendidos por las dos muertes, ya que nunca había habido problemas conocidos en ese domicilio. "Tan solo habíamos oído alguna discusión, muy esporádica, muy de vez en cuando, como las que se suelen dar en cualquier relación de pareja", explicó un vecino de la zona.

Un portavoz de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid explicó anoche que el caso está siendo investigado por el grupo VI de homicidios, y que las primeras investigaciones apuntan a que se trata de un caso de violencia de género. Entre ambos no existían denuncias previas ni órdenes de alejamiento, según este citado portavoz. Al lugar de los hechos se trasladaron especialistas de la Policía Científica y los investigadores de homicidios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de octubre de 2010