Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía investiga la gestión de Emarsa en la depuradora de Pinedo

La Fiscalía de Valencia investiga desde ayer la denuncia presentada por los socialistas valencianos por supuestas irregularidades en la gestión de la empresa Emarsa, responsable de la planta de residuos de Pinedo, sociedad presidida por el alcalde de Manises, Enrique Crespo, del PP, en trámite de disolución desde el pasado verano. La sociedad acumuló 8,3 millones de pérdidas entre 2003 y 2009.

Según la denuncia que ahora investiga la sección de delitos económicos de la Fiscalía de Valencia, se han adjudicado contratos sin el necesario concurso público, "incumpliendo los principios de publicidad y competencia". Y destaca un dato: la contratación externa pasó de 600.000 euros en 2004 a casi cinco millones en el último ejercicio.

El aumento de los contratos con empresas externas, según los denunciantes, se produce a partir del nombramiento como presidente del popular Enrique Crespo y la contratación del nuevo gerente, Esteban Cuesta -vinculado al PP-, en 2003 y 2004, respectivamente. Ayer, el portavoz socialista en la entidad ahora investigada, Ramón Marí, pidió a la alcaldesa Rita Barberá la destitución de Crespo. Según Marí, "es el momento de definirse, o lo destituye o se hace ella responsable de la nefasta gestión". Marí recordó que el Ayuntamiento de Valencia, que tiene el 48% del poder de decisión en la asamblea, fue quien colocó a Crespo en el puesto. La fiscalía decidirá en los próximos días si la causa tiene suficiente entidad como para seguir adelante, lo que parece que ocurrirá. Por eso, el ministerio público reclamará a la sociedad Emarsa y a las distintas sociedades con las que ha suscrito contratos información detallada sobre sus transacciones, además de supervisar la liquidación que cada una de ellas ha realizado en los últimos cinco ejercicios fiscales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de octubre de 2010