Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fotonoticia:Búscame ahí... | EL VIAJERO HABITUAL

La esquina mítica de Manhattan

"Me encontré boquiabierto, admirando un rascacielos, la proa del edificio Flatiron abriéndose paso como un arado entre el tráfico de Broadway y la Quinta Avenida", escribía en 1906 H. G. Wells, que afirmaba haber sentido el poder de Nueva York contemplando el Flatiron al atardecer.

El edificio Fuller, bautizado como Flatiron (Flat-Iron) por su parecido con las planchas de la época, fue concluido en 1902 sobre un proyecto de Daniel Burnham, arquitecto de la Escuela de Chicago. Y pese a su modesta altura (22 pisos y 87 metros), superada ampliamente por otros rascacielos neoyorquinos, sigue atrapando todas las miradas. "Lo que el Partenón fue para Atenas, lo es el Flatiron para Nueva York", aseguraba el fotógrafo Alfred Stieglitz, que congeló su elegante silueta en el Nueva York nevado de 1903. Acuñado entre Broadway y la Quinta Avenida, su planta en forma de cartabón rompe la rigurosa traza ortogonal de Nueva York. En la película Me enamoré de una bruja, de Richard Quine, Kim Novak besaba a James Stewart en su azotea, y los días de viento, su forma aerodinámica provoca ráfagas que alborotan los vestidos.

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de octubre de 2010