Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un día sin coches en Santiago por la visita del Papa

La venta ambulante y las actuaciones callejeras también serán prohibidas

El casco viejo de Santiago quedará cerrado a los vehículos desde las 22 horas del 5 de noviembre, víspera de la visita del Papa a la ciudad. Las medidas de seguridad en la zona antigua, que comunicó ayer el Ayuntamiento compostelano a comerciantes, hosteleros y vecinos, se prolongarán durante 24 horas. Las previsiones cifran en 200.000 los visitantes que querrán acceder al casco histórico pero sólo 5.000 lo harán hasta la Praza do Obradoiro, que permanecerá cerrada desde la medianoche del día 6 hasta las siete de la mañana. El público podrá acceder solo por una de las calles que desembocan en el Obradoiro. En las calles más cercanas a la catedral por las que normalmente pueden circular vehículos (las de Hortas y Carretas) estará prohibido el aparcamiento ya desde el día 28 de octubre debido al dispositivo de TVG, que emitirá en directo la visita del Papa.

El Arzobispado instalará pantallas en las plazas de la zona histórica

Además, el día de la visita no podrán estacionar vehículos desde la rotonda de San Lázaro, que conecta con el aeropuerto, hasta el Obradoiro, y estarán prohibidas la venta ambulante y las actuaciones callejeras. Los residentes en el casco histórico no podrán estacionar sus vehículos en la zona durante 24 horas, ni entrar ni salir desde las siete de la mañana a las diez de la noche. La asociación de vecinos Compostela Vella mostró su compresión por la necesidad de las medidas a la vez que reivindicó que "las restricciones sean mínimas, solamente las estrictamente imprescindibles por motivos de seguridad y organización" para no perjudicar a los vecinos.

Los hosteleros también valoraron las medidas, "muy bien pensadas", según el vicepresidente de la asociación de hostelería de Santiago, Xosé Manuel Otero. "Son perfectamente asumibles al igual que comprensibles", indicó. Las labores de carga y descarga, que también afectan a los comerciantes, se suspenderán durante el día 6. Desde la Agrupación de Comerciantes de Santiago (Acotes), su presidente, Antonio Pérez, reclamó que se habilite una pantalla para seguir la visita papal en la Praza Roxa, con el de que "se incentive el movimiento de la gente por las zonas comerciales" de fuera del casco viejo. Es el Arzobispado el encargado de instalar pantallas en el interior de la catedral, San Martiño Pinario y el colegio La Salle, así como en el paseo central de la Alameda y en las plazas de Toural, Quintana y Cervantes. Además, habrá dos consignas a disposición de los visitantes en el Instituto Rosalía de Castro y en el pabellón Lorenzo de la Torre.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, hizo ayer balance de turistas en lo que va de Año Santo para anunciar que se cumplirán "todas las expectativas" y se sobrepasarán los ocho millones de viajeros que se marcó el Gobierno gallego como objetivo. "El número de viajeros hasta agosto aumentó un 11% respecto a 2009 y respecto al 2004, un 5%", explicó, por lo que la cifra total en los ocho primeros meses del año supera los seis millones de viajeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de octubre de 2010