Entrevista:HENRY JEFFREY | Especialista en energía de la Universidad de Edimburgo

"Euskadi puede convertirse en líder en energía marina"

El Gobierno vasco quiere situarse en primera línea de la carrera tecnológica para convertir en electricidad el poderío del océano. Prueba de ello es que Euskadi acoge desde ayer en el BEC de Barakaldo la Conferencia Internacional sobre Energía Marina (ICOE 2010), con la presencia de más de 600 delegados y expertos de todo el mundo.

La conferencia supone la principal cita mundial sobre un recurso que presenta un gran potencial, a medio y largo plazo, en el suministro de electricidad, la reducción de emisiones de CO2 y la configuración de un nuevo sector industrial. El consejero de Industria, Bernabé Unda, apuntó que la energía de origen marino resulta estratégica para Euskadi. El objetivo es convertirse en un "líder de referencia" en uno de los pocos ámbitos en los que Europa ha tomado la delantera al resto del mundo.

El escocés Henry Jeffrey presidió ayer el primer panel de expertos de la jornada. Además de trabajar como especialista en energías marinas en la Universidad de Edimburgo, es el responsable de la hoja de ruta de energía marina para del Centro de Investigación en Energía del Reino Unido (UKERC, en sus siglas en inglés).

Pregunta. ¿En qué consiste la energía marina y cuál es su potencial?

Respuesta. Para que se hagan una idea, en el Reino Unido hay previsiones que apuntan a que esta podría producir el 20% de la electricidad de aquí a 2050. Está, por un lado, la que intenta aprovechar la energía de las mareas, que suele hacerse básicamente con las turbinas bajo el agua, y la que canaliza la energía de las olas. En esta última, la tecnología que terminará imponiéndose se halla bastante menos clara. Hay docenas de conceptos.

P. ¿Qué ventajas implica?

R. El océano es el último recurso energético sin utilizar que tenemos, más o menos. Además, estamos muy interesados en tecnologías que reduzcan emisiones en CO2 y aseguren el suministro. Hay otro incentivo económico, que es situarse entre los proveedores de esta industria emergente. Es una situación en la que solo hay beneficios.

P. ¿Qué potencial tiene el País Vasco? ¿Puede situarse entre los líderes?

R. Hoy, el sector entero está aquí y todos miran a Bilbao. El Gobierno está muy comprometido con sus objetivos y el País Vasco puede convertirse en un líder de referencia. El hecho de que tenga su propia estrategia ya de por sí resulta bastante impresionante. Además, la industria vasca encaja bien con la idea. Hay muchos paralelismos entre Euskadi y Escocia, que es un líder en la materia. Es importante también dar apoyo económico, subvenciones tarifarias, para que el sector pueda despegar.

P. ¿Conlleva riesgos medioambientales?

R. Tal vez haya algunos riesgos, pero hay que pensar que la alternativa es no hacer nada. Yo creo que son mínimos, pero el tiempo lo dirá. Los reguladores, de todos modos, tendrán cada vez más confianza en sí mismos para poner requisitos exigentes donde tengan que ponerse. Tenemos que hacer esto de forma responsable y sostenible.

P. Usted estuvo en la industria petrolera y gasistica antes de dar el salto. ¿Por qué se cambió?

R. Es verdad que las renovables no eran tan sexys en 1998, cuando empecé. En los últimos cinco años se ha convertido en uno de los temas principales. No me sentía realizado ganando dinero solo para mí y una empresa que ya tenía demasiado. Las renovables encajan más con mis valores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 07 de octubre de 2010.