Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas denuncian a la fiscalía la gestión de la depuradora de Pinedo

Los consejeros en representación del partido socialista en la empresa pública Emarsa, encargada durante años de la gestión de la Depuradora de Pinedo, han llevado a la fiscalía de Valencia todo un listado de supuestas irregularidades detectadas en la planta. Los socialistas han acelerado la denuncia para evitar que la disolución de Emarsa, puesta en marcha por el PP, deje esta gestión sin responsables.

Emarsa, sociedad presidida por el alcalde de Manises, Enrique Crespo, del PP, está en trámite de disolución desde el pasado verano y la gestión de la planta de Pinedo se ha transferido al consorcio de la Generalitat.

Ramón Marí, portavoz socialista en la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (EMSHI) -propietaria de Emarsa- y titular del escrito registrado ayer en la fiscalía, ya denunció en julio el caos en la gestión de la depuradora, que solo entre 2003 y 2009 acumuló un déficit de 8,3 millones de euros.

Los socialistas adjuntan como prueba de cargo los últimos informes de auditoría y otros documentos conseguidos de la Agencia Tributaria e insisten en que se han adjudicado contratos sin el necesario concurso, "incumpliendo los principios de publicidad y competencia". Una contratación externa que pasó de 600.000 euros en 2004 a casi cinco millones de euros en el último ejercicio.

El escrito rubricado por Ramón Marí y tres consejeros socialistas más explica que el incremento de contratos con empresas externas se produce a partir del nombramiento como presidente del popular Enrique Crespo y la contratación del nuevo gerente, Esteban Cuesta -vinculado al PP-, en 2003 y 2004, respectivamente.

Los consejeros del PSPV-PSOE se han quejado en multitud de ocasiones de la falta de información sobre la gestión de Emarsa. De hecho, la última auditoría de la sociedad pública la conocieron minutos antes de la reunión del consejo de administración.Los denunciantes han conseguido en los últimos meses documentación adicional sobre la depuradora a raíz de la que "se han hallado indicios de lo que pudieran ser pagos a proveedores por servicios inexistentes o bien por precio muy superior al de los servicios realmente prestados", reza la denuncia.

Un ejemplo son los importes facturados a Emarsa por dos empresas de informática externas radicadas en Bétera: Una cobró en 2009 y hasta julio de 2010 a la sociedad pública 518.085 euros; y la segunda facturó otros 372.717 euros en el mismo periodo. "Lo realmente llamativo es que estas dos empresas pudieran acumular esta facturación [casi 900.000 euros en año y medio] mientras el parque de ordenadores realmente existente en la depuradora de Pinedo, sede de las actividades de Emarsa, no supera los 30 ordenadores", argumentan los socialistas.

Otras facturaciones de proveedores externos a destacar son las de una mercantil dedicada al negocio inmobiliario, que facturó de 2009 a mediados de 2010 otros 800.000 euros a Emarsa por servicios "desconocidos y que habrían de ser objeto de peritación", sostienen los consejeros en el escrito a la fiscalía.

Otros proveedores

En las pesquisas llevadas a cabo por los socialistas, estos concluyen que los responsables de estas tres empresas proveedoras serían, a juzgar por la coincidencia de sus apellidos, familia.

Otra de las empresas sobre la que los socialistas tienen indicios de posibles irregularidades es una sociedad dedicada al mantenimiento y reparaciones, que facturó otros 700.000 euros a la sociedad gestora de la depuradora de Pinedo. "Se da la circunstancia de que vuelve a aparecer como administradora única M. P. G. M.", persona que figura en el mismo cargo de otra de las proveedoras citadas anteriormente.

Los socialistas presentan otras facturaciones por servicios externos a precios desorbitados "e incluso por servicios aparentemente duplicados realizados por diferentes empresas que deberían de ser objeto de investigación". En este caso estarían un grupo de empresas que facturan por el tratamiento de los lodos producidos en la depuradora.

En junio trascendió también que nueve altos directivos de Emarsa cobraban más que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero -unos 78.200 euros anuales-, pese a la deuda que acumulaba la empresa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de octubre de 2010