Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cruz y Ortiz se desvinculan de su Facultad de Educación

El estudio sevillano Cruz y Ortiz Arquitectos advirtió ayer, por medio de un comunicado, de que no se hace responsable de las posibles faltas de calidad constructiva de la nueva Facultad de Ciencias de la Educación, un edificio que se inauguró en Sevilla el mes pasado y del cual el estudio es autor del proyecto. La anterior obra que los arquitectos habían firmado en su ciudad es la biblioteca Infanta Elena en 2000.

"Cruz y Ortiz no asume posibles rebajas de calidades del proyecto y defectos de ejecución, causadas por el interés de la empresa constructora por abaratar costes", advierte el estudio en un comunicado.

Los arquitectos no están al frente de la dirección de las obras de la facultad desde octubre de 2008, aunque sí han asesorado sobre su desarrollo. Tras un enfrentamiento con la empresa constructora, Bruesa, por las "importantes rebajas en las calidades y los múltiples fallos de ejecución y acabados", según los arquitectos; la empresa decidió prescindir de los servicios del estudio. Solo cuando Cruz y Ortiz -Premio Nacional de Arquitectura por la Estación de Santa Justa- hicieron públicas sus protestas, la Universidad de Sevilla decidió hacerles un contrato de asesoramiento estético con autoridad limitada. "Lo que en la práctica se ha demostrado insuficiente y tan solo ha permitido mejorar algunos asuntos parciales del exterior y del patio interior", aseguran.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de octubre de 2010