Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marcha atrás en el peaje a Gibraltar

La Línea propone ahora que la tasa para acceder a la colonia sea voluntaria

Marcha atrás, aunque matizada. Tras la polémica suscitada por el intento de cobrar una tasa para los vehículos que accedan a Gibraltar, el Ayuntamiento de La Línea de la Concepción (Cádiz) puntualizó ayer que este peaje será de carácter "optativo". El alcalde, Alejandro Sánchez (PP), matizó ayer que la tasa denominada "de congestión" será sobre una vía alternativa que deberá contar con la colaboración de los Gobiernos de España, Reino Unido y Gibraltar. Ello a pesar de que los gobiernos ya han mostrado su oposición al plan del alcalde popular.

"La tasa va a salir adelante de todas formas", aseguró Sánchez, al margen del conflicto y en un giro respecto a la polémica de los últimos meses, ahora para respetar la ley. "Si un paso atrás es, hacerlo con rigurosa legalidad, lo siento por quienes así lo piensan porque lo que haremos es implantarla de forma que no se pueda tumbar en los tribunales".

La Junta rechaza la nueva fórmula por la "manifiesta ilegalidad" de la tasa

Es la forma de justificar la marcha atrás dada en su intención de implantar el peaje a los vehículos que pretendan cruzar la verja con Gibraltar. En su día el regidor declaró que la cuota "se implantará aunque me cueste la vida", pero ahora se trabajará para "garantizar un beneficio medioambiental que redunde en la mejor calidad de vida de los linenses". Sánchez, por tanto, ha cambiado el discurso, pasando de lo meramente recaudatorio por la situación de agravio que respecto a Gibraltar supone la situación fronteriza de su municipio, a los posibles efectos nocivos que puede tener la circulación en la zona próxima al Peñón.

El alcalde informó de que se ha encargado a una empresa especializada "de reconocido prestigio internacional", un pormenorizado estudio medioambiental para determinar las medidas a tomar, "para normalizar la situación y evaluar su incidencia económica".

La tasa tendrá "carácter temporal" según el alcalde, y la modificación de las infraestructuras viarias, que ya en su día inició y que enfrentó al Consistorio y al Ministerio de Fomento ante los tribunales de justicia. Ahora las tensiones quedan en el olvido porque la medida necesitará la colaboración institucional de los Gobiernos de España, Reino Unido y Gibraltar. "Se trata de un ambicioso proyecto de transformación de la infraestructura viaria, susceptible de financiación con cargo a recursos europeos", añadió el alcalde linense.

El consejero de Gobernación y Justicia, Luis Pizarro, respondió ayer con rapidez: "Pese a esta nueva fórmula planteada por el alcalde de La Línea, las instituciones no pueden participar ni colaborar con una ilegalidad manifiesta como la tasa de congestión". Pizarro considera que la nueva formula es "un salto más al vacío" del alcalde linense.

El consejero advirtió de que "buscar la confrontación con instituciones como el Gobierno central o la Junta no es una buena vía para solucionar los problemas de un municipio. El remedio tiene que venir con acuerdos y con la actuación rigurosa del Ayuntamiento para acudir a las líneas de crédito".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de octubre de 2010