Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:VALENCIA 0 - MANCHESTER 1 | LIGA DE CAMPEONES | Segunda jornada

El Valencia nada para morir en la orilla

Un chispazo de Chicharito le da el triunfo al Manchester en Mestalla ante un Valencia que mereció más

Un chispazo de Chicharito fundió al Valencia en su mejor momento. Justo cuando, tras la entrada de Aduriz y Manuel Fernandes, más acechaba la meta de Var der Sar, y se aprestaba a recolectar los frutos de un partido que creyó merecer a los puntos. Se los llevó todos el Manchester después de que Ferguson acertara en los cambios, y con el aire juvenil de Macheda y Chicharito aprovechara el cansancio valencianista, especialmente el de Albelda, extenuado tras un esfuerzo bestial. La duda es si el Valencia regaló o no la primera parte, lastrada por un medio del campo sin la creatividad que debieran haberle dado Tino Costa y Chori Domínguez, los dos sustituidos en el segundo acto.

Albelda terminó agigantado la primera parte, un coloso enfrentándose a una torre de defensores ingleses que le estiraron de la camiseta para pararlo. Único superviviente valencianista del último envite ante el United hace nueve años, Albelda se había convertido en Albelda y en Tino Costa a la vez, habida cuenta de la dejación de funciones de su colega en el medio del campo. La potente competencia del turco Topal ha excitado la vena competitiva del valenciano, que ayer volvió a ser el de sus mejores tiempos: mediocentro de una energía y una ambición contagiosa. Lástima que, a su lado, Tino Costa fallara un par de pases fáciles y ya no quisiera la pelota en todo el primer acto, escondido entre una larga lista de labores defensivas. Con pocos espacios, como ya le ocurrió frente al Atlético de Madrid, al medio argentino le cuesta darle vida al balón. Y el equipo pierde capacidad para sorprender. Lo hizo a través de acciones individuales, preferentemente de Pablo, un catálogo de regates en la banda derecha. Algunos de ellos se los tragó un defensa tan experimentado como Evra.

VALENCIA 0 - MANCHESTER 1

Valencia: César; Miguel, David Navarro, Maduro, Mathieu; Pablo Hernández, Albelda (Mehmet Topal, m. 87), Tino Costa (Fernandes, m. 75), Mata; Domínguez (Aduriz, m. 58); y Soldado. No utilizados: Moyà; Bruno, R. Costa y Feghouli.

Manchester: Van der Sar; Rafael (O'Shea, m. 90), Ferdinand, Vidic, Evra; Fletcher, Carrick, Anderson (Hernández, m. 76); Nani, Berbatov (Macheda, m. 84) y Ji-Sung. No utilizados: Kuszczak; Smalling, Gibson y Owen.

Gol: 0-1. M. 85. Hernández se cuela entre Maduro y Navarro y no falla un disparo ajustado al palo de la portería de César.

Árbitro: Viktor Kassai (Hungría). Amonestó a Aduriz.

Unos 55.000 espectadores en el estadio de Mestalla.

La aportación del Chori Domínguez no compensó la ausencia del 'once' de Aduriz

El gol del mexicano llegó tras un control y disparo con la izquierda a la velocidad de la luz

Al prescindir de un delantero (Aduriz), la participación del media punta, Chori Domínguez, debe ser fundamental. Y tampoco lo fue. Su aportación no compensa la ausencia del once de un rematador tan reputado como Aduriz. De hecho, tanto Pablo como Mata enviaron media docena de centros a los que Soldado, demasiado solo, no pudo llegar.

En el primer tiempo, el Manchester fue una sombra de su pasado. Arriesgó lo justo, por no decir nada. Si acaso algunos detalles de excelente delantero en el cuerpo encorvado de Berbatov y algunas cabalgadas siempre amenazantes de Nani, neutralizado por Mathieu hasta el momento fatídico. Y no era fácil. Después de dos desafortunadas actuaciones consecutivas, ante el Hércules y el Atlético, el lateral izquierdo francés hubo de afrontar todas las dudas abiertas sobre él. Las disipó con concentración y viveza en el marcaje.

El Manchester asomó la patita cuando Fletcher envió largo a Berbatov y el delantero búlgaro dio una lección de cómo pinchar el balón en carrera, meter el cuerpo y largarse a por el portero mirando a David Navarro por el retrovisor. Le respondió César estirando la pierna derecha para interceptar el balón.

El Valencia necesitaba un revulsivo y Emery ya no esperó más: Aduriz, claro, recibido con el mismo entusiasmo con el que se despidió al cuestionado Domínguez. La presencia esponjó el ataque valencianista, con muchas más opciones y un punto más de desequilibrio. Mejor aún con la presencia de Manuel Fernandes por Costa. El Valencia empezó a disfrutar por primera vez y el United lo acusó: cuatro jugadores acudieron a la banda en busca de agua.

Ferguson reaccionó con la entrada de Chicharito Hernández por un apagadísimo Anderson. Y sí, el ariete mexicano afiló el ataque del Manchester United. El partido anunció un final precioso. Y a la que Nani aprovechó una subida de Mathieu, combinó con Macheda y el centro de este lo convirtió Chicharito desde la frontal. Control y disparo con la izquierda a la velocidad de la luz. Mestalla se quedó muy chafada porque entendió que no merecía semejante castigo. Y el Valencia sintió que había nadado mucho para morir en la orilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de septiembre de 2010