Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El toro de Osborne y legionarios para una 'Carmen' limpia de tópicos

Calixto Bieto abre la temporada del Liceo con su versión de la popular ópera

Tras 17 años ausente de la programación, Carmen vuelve a partir de mañana al Liceo de Barcelona para abrir la temporada lírica en una nueva producción firmada escénicamente por Calixto Bieito -quien la ha limpiado de tópicos- y dirigida musicalmente por el francés Marc Piollet. Los protagonistas del estreno son el tenor Roberto Alagna y la mezzosoprano Béatrice Uria-Monzon. En total, se han programado 21 funciones con diversos repartos de las que 14 se ofrecerán hasta el 17 de octubre próximo y las seis restantes del 21 al 30 de julio de 2011 como cierre de la temporada.

Como director de escena, a Bieito no le interesan los mitos. Sus referentes siempre están en la vida real. Por ello, para preparar Carmen, que por primera vez abordó en agosto de 1999 en el Festival de Peralada (Alt Empordà) y cuya producción ahora recrea en el Liceo, viajó con su equipo al sur del España a la búsqueda de una imagen, un paisaje en el que poder situar la ópera. Tras recorrer Andalucía cruzó el estrecho de Gibraltar y encontró lo que estaba buscando en la frontera entre Marruecos y Ceuta. En ese lugar, cruzado por una alambrada, en el que abunda el tráfico de todo tipo de mercancías, es donde Bieito ambienta la ópera de Bizet. Ni fábrica de tabacos de Sevilla, ni tercio de dragones del siglo XIX, ni bandoleros en la sierra de Ronda. Lo que el director teatral sube a escena son contrabandistas de la década de 1970, una bandera de legionarios, viejos Mercedes donde cargar el contrabando y una enorme silueta del toro de Osborne presidiendo el escenario.

La propuesta cosechó un buen número de abucheos en su estrenó en Peralada hace 11 años. Pero, pese a ello, no ha habido temporada desde entonces en que esa producción se repusiera en algún teatro de Europa. "Muchos teatros me han ofrecido dirigir nuevas producciones de Carmen, pero no he aceptado. Si no va a ser mejor que ésta, para qué abordar una nueva producción", dice Bieito. "Además, no tengo otra idea para los personajes de Carmen y don José", asegura. De hecho, cuando el director artístico del Liceo Joan Matabosch le encargó esta nueva producción de Carmen, le pidió que recreara la idea del montaje que había estrenado en el Festival de Peralada. "Conceptualmente, es el mismo proyecto, aunque en el Liceo la escenografía es más grande porque el escenario es mayor", señala el director de escena.

El tenor Roberto Alagna, que cantó por primera vez el personaje de Don José en esa producción de Carmen en Peralada, afirma que 11 años después su interpretación del personaje ha cambiado mucho. "Soy más viejo y la vida me ha proporcionado más experiencia. Todo ello se ha traducido en un don José más humano".

Para Béatrice Uria-Monzon, Carmen no es una mujer fatal. "Ella tiene su libertad, pero el personaje ha acumulado tantos clichés y estereotipos en el tiempo que lo han convertido en uno de los más cerrados de la historia de la ópera. Pero después de haber cantado 300 funciones de esta ópera, al final he encontrado en esta producción al personaje que tanto esperaba, limpio de todos los tópicos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de septiembre de 2010