Reportaje:

El encuentro con lo mágico

Magialdia, con 20.000 espectadores, sitúa a Vitoria como la cita del ilusionismo en España - Quiere abrise a la pintura o la gastronomía

Más de 20.000 personas han participado en las distintas actividades de la 32 edición de Magialdia que se ha consolidado como la referencia del ilusionismo en España y que abre sus puertas a la internacionalización. La clausura ayer de la gala al aire libre, con una plaza de España a rebosar, confirmó esta cita mágica como uno de los eventos clave de la capital alavesa que congrega durante una semana a 400 magos. "La mayor parte, procedentes del resto de España, pero este año hemos tenido una nutrida representación de franceses e italianos que impone la tendencia del Magialdia en el futuro", explicaba ayer un exultante Patxi Viribay, director del evento.

Porque Magialdia es, en origen, un encuentro de magos para compartir conocimientos y números sobre el oficio. Ahí está la feria mágica, a la que sólo asisten profesionales acreditados y que se presenta para el profano como un lugar iniciático. El aficionado se tiene que conformar con las actividades públicas que, con el tiempo, han conseguido dominar el programa. Y este año, se ha abierto a lo mágico. Así lo explica Viribay: "Queremos que el festival se abra a otros ámbitos en los que se puede rastrear ese componente de ilusión, como determinada creación artística o la gastronomía". Se refiere al trampantojo que ha pintado Mintxo Cemillán en la plaza de la Virgen Blanca en el que la imagen de cuatro forzudos levantando el monumento a la Batalla de Vitoria solo se advierte si se contempla desde la balconada de San Miguel; o al menú mágico que ha ofrecido el restaurante Marmitaco.

Lorbeer actuó durante hora y media con buen humor, pese a un aguacero
400 magos han participado en las actividades profesionales del evento

Y también al que se ha convertido en el gran atractivo público de estos últimos días, el estreno mundial de la última performance del artista alemán Johan Lorbeer, "Vitoria-Gasteiz ninety degrees", en la que se ha presentado sentado en posición horizontal a tres metros de altura en la fachada del Artium. Una postura ciertamente incómoda, pero que Lorbeer sobrelleva durante hora y media con buen humor, como el viernes pasado, cuando, en pleno aguacero, sacó el paraguas y siguió tan campante con su performance.

La recepción del Magialdia ha llamado la atención de la prensa europea hasta el punto de que, como apunta el director del certamen, "a Lorbeer, que estrenó su obra el miércoles, el viernes ya le llegó una oferta para presentarla en Roterdam (Holanda), sin que hubiera habido una promoción por nuestra cuenta".

Hasta Vitoria acuden magos que no se han presentado en España (y alguno en Europa, como el coreano Hyun-Joon Kim, que actuó ayer el teatro Principal), con números inéditos. "Se organizan alrededor de sesenta festivales en el resto de España, cuyos programadores vienen a tomar ideas hasta Vitoria", recuerda Viribay.

El artista alemán Johan Lorbeer, durante su actuación en el Magialdia de Vitoria.
El artista alemán Johan Lorbeer, durante su actuación en el Magialdia de Vitoria.L. RICO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción